Toño Calvo, de héroe en el Pontevedra CF a profesor de educación física

Nieves D. Amil
nieves d. amil PONTEVEDRA / LA VOZ

PONTEVEDRA CIUDAD

Toño Calvo, en el suelo, celebra el tercer gol del Pontevedra, seguido de Libasse Gueye y Rufo
Toño Calvo, en el suelo, celebra el tercer gol del Pontevedra, seguido de Libasse Gueye y Rufo CAPOTILLO

Marcó los dos goles de la victoria en un curso en el que acabó el máster e hizo prácticas en el colegio SEK

21 may 2024 . Actualizado a las 17:05 h.

Si hay un héroe esta semana es Toño Calvo. El centrocampista del Pontevedra CF salió en el minuto 61 con el 1-1 en el marcador entre el Pontevedra y el Deportivo Aragón. El equipo granate estaba fuera de la fase de ascenso. Pero al madrileño le bastó un minuto para equilibrar la eliminatoria. Dejó la traca final para el tiempo de descuento, cuando marcó el 3-1 e inclinó la balanza para que el Pontevedra CF pasase de ronda y se jugase con el Betis B una de las plazas en Primera Federación. Fue el héroe del domingo, pero el profesor a partir del lunes.

Este martes, día de descanso de la plantilla del Pontevedra CF, Toño Calvo se enfundó un chándal para dar clase de educación física a los alumnos de secundaria y bachiller del colegio SEK. «Hace dos años que me gradué en Actividad Física del Deporte y durante este curso estuve preparando el máster para poder dar clase», apunta el jugador granate, que después de la formación, empezó las prácticas en el colegio. «Siempre me gustó el tema de la educación. Muchos de los alumnos me saludan en Pasarón, me dicen ‘Toño, soy el del colegio’», comenta con cariño. Ha conseguido que muchos de esos críos se ilusionen con el Pontevedra y se unan a la marea granate, a la que además arrastran a sus padres.

El día de descanso del equipo ha sido el último dando clase. Hoy empieza las «vacaciones» después de casi un trimestre enseñando a los chavales, pero sobre todo disfrutando de esa faceta. «Había días en los que no podía ir por los desplazamientos y los cambiaba por otros. Acabo de despedirme, ha sido una etapa maravillosa con los chavales y en la relación con los profesores», reconoce sobre una labor que se ve desempeñando en el futuro. Incluso ha probado con los más pequeños del centro.

Ahora toca centrarse solo en el Betis B. Tras los abrazos de despedida en el colegio SEK es lo único que tiene en su cabeza. «Ya sabemos que jugaremos en el Benito Villamarín y es una oportunidad para demostrar lo que somos capaces de hacer. No quiero hacer pronósticos antes de tiempo, pero la ciudad y el equipo se merece el ascenso», señala Calvo.

De secundario a protagonista

Durante toda la temporada ha tenido un papel secundario en el equipo. Solo disputó tres partidos como titular y en el resto fue un suplente habitual. En este último encuentro dio el relevo a Ángel Bastos y se reivindicó como el futbolista que llegó a jugar en la Cultural Leonesa y aterrizó en el Pontevedra procedente del Estepona para volver a jugar con Edu Sousa, con quien coincidió en el Talavera.

Después de un año de altibajos quiere seguir la racha del pasado domingo. «Antes de nuestro partido estuve viendo la eliminatoria del Betis con el Europa y es un equipo con una calidad individual por encima de la media, pero tendrá sus puntos débiles y tenemos que manejar sus fortalezas», comenta Toño Calvo, que cree que ha llegado el momento de aprovechar el tirón que no fueron capaces de rentabilizar cuando eran líderes del grupo 1.

La victoria frente al Deportivo Aragón en casa ahuyentó todos los fantasmas que acompañaban al equipo a balón parado. «Yago nos dijo que lo importante era llegar con mucha gente al área contraria y si te das cuenta los dos goles llegaron de rechaces», insiste.

El partido de ida será el próximo sábado a las 17.00 horas en el Benito Villamarín, mientras que la vuelta será una hora más tarde (18 horas) el domingo 2 de junio. El club prepara promociones para que los 6.500 espectadores del pasado fin de semana se queden cortos. Y entre el público estarán los alumnos del profe Toño.