Obligan a Defensa a reconocer como enfermedad profesional las lesiones psíquicas derivadas del acoso sexual de un superior a una soldado de la Brilat

Alfredo López Penide
López Penide PONTEVEDRA / LA VOZ

PONTEVEDRA CIUDAD

BRILAT

El magistrado pontevedrés tacha de «inexplicable» que el ministerio no modificase su posición inicial de considerar las lesiones como contingencia común

07 mar 2024 . Actualizado a las 15:44 h.

Después de que un tribunal militar hubiese condenado al superior jerárquico de una soldado de la Brilat de Pontevedra a dos años de prisión como autor de un «abuso de autoridad en su modalidad de acoso sexual con lesiones psíquicas», el magistrado del Juzgado de lo Contencioso-Administrativo número 1 de Pontevedra ha condenado al Ministerio de Defensa a reconocer como contingencia profesional, a efectos de determinar la remuneración que recibirá durante su baja laboral, las lesiones psíquicas causadas a la militar. En la sentencia se alude a la «temeridad y mala fe de la Administración del Estado» al no revocar de oficio la consideración de «enfermedad común» a esas lesiones psíquicas.

En la resolución se incide en que el Tribunal Militar Territorial Cuarto de A Coruña asumió en esa sentencia, «sin la menor duda», la vinculación entre esas lesiones y la relación de servicio de la actora con la Administración del Estado. Esto lleva al magistrado pontevedrés a considerar ,«inexplicable» que el Ministerio de Defensa mantuviese «su posición inicial», esto es, considerar esas lesiones como una contingencia común -situación derivada de accidente o enfermedad común-.

Es por ello que el magistrado pontevedrés concluye que la baja por incapacidad temporal de la demandante, iniciada el 30 de diciembre de 2020, es por contingencia profesional -situación motivada por una insuficiencia derivada del servicio-. De este modo, condena a Defensa a «a estar y pasar por tal declaración, y a todas las consecuencias inherentes a la misma». Además, impone al Estado al pago de las costas del proceso judicial.