La rotura de una tubería inundó una casa y dejó sin agua a media Pontevedra

Serxio Barral Álvarez
Serxio Barral PONTEVEDRA / LA VOZ

PONTEVEDRA CIUDAD

CAPOTILLO

El servicio de abastecimiento tardó un par de horas en ser restablecido

26 feb 2024 . Actualizado a las 05:00 h.

Buena parte de vecinos de la ciudad de Pontevedra se encontraron este domingo después de comer con la desagradable sorpresa de que no tenían agua en sus domicilios o que esta llegaba con una presión muy débil.

La causa hay que buscarla en la rotura de una tubería de abastecimiento en las inmediaciones del Centro Galego de Tecnificación Deportiva. Según informó el Concello, la incidencia se registró a las 14.40 horas y afectaba a una canalización de 250 milímetros de diámetro.

Los técnicos de la empresa concesionaria del servicio de abastecimiento, Viaqua, iniciaron casi de inmediato los trabajos para solventar la avería. Estos llevaron algo más de dos horas, hasta que se consiguió desviar el suministro hacia otras canalizaciones y poder restablecer el servicio. A media tarde la mayoría de los hogares de Pontevedra habían vuelto a la normalidad.

Pero la rotura de esta tubería provocó otros daños, ya que inundó una vivienda situada entre Padre Fernando Olmedo y Camiño Vello de Castela. El patio delantero quedó absolutamente anegado, y el agua entró también en la vivienda. Los Bomberos de Pontevedra acudieron a achicar el agua acumulada.

Pequeñas incidencias por el temporal

El intenso temporal de lluvia y viento que se dejo sentir especialmente durante la madrugada y la mañana del domingo dejó algunas incidencias en toda la comarca, siendo el desbordamiento del río Verdugo, en Ponte Caldelas, una de las más destacables. El propio alcalde, Andrés Díaz, hacía una llamada a través de las redes sociales a los propietarios de vehículos estacionados en las inmediaciones del río para que acudiesen a retirarlos, al tiempo que comunicaba que se cerraba el acceso.

Además, en Vilarchán el viento desplazó hasta mitad de la calzada una parada de bus. Tuvieron que acudir servicios municipales a retirarla.

En Pontevedra hubo también algunas incidencias. El viento desprendió los paneles de protección de un contenedor de obra en Peregrina, y rompió el toldo de una cafetería en González Besada. Además, hubo contenedores y vallados de obras desplazados en diversos puntos.

En Marcón hubo que retirar un árbol que cayó obre el alumbrado público y cortaba el acceso a una vivienda; y otro que impedía la circulación al caer en mitad de la calzada.