Empate sin goles y adiós al liderato del Pontevedra CF (0-0)

Nieves D. Amil
Nieves D. Amil PONTEVEDRA / LA VOZ

PONTEVEDRA CIUDAD

Aurelio Florez / Agencia LOF

El Langreo se mantiene invicto en su campo

28 ene 2024 . Actualizado a las 22:03 h.

Fue uno de los puntos que más le costó asegurarse al Pontevedra CF en las últimas jornadas. Era un campo más grande de lo habitual y con hierba artificial, pero antes de viajar a Langreo, Yago Iglesias ya advertía de que el equipo que se iban a encontrar poco tenía que ver con el que cayó en Pasarón en la primera vuelta por un 6-0. Eran los mismos jugadores y el mismo entrenador, pero no hay ni rastro de aquel conjunto endeble al que fue fácil doblegar en la primera vuelta. No faltó intensidad, ni ritmo, pero sí peligro por parte de ambos equipos en un partido en el que ninguno quería perder sus posiciones y ambos lo acabaron haciendo.

El primer aviso llegaría a los nueve minutos con una llegada peligrosa de Nané que cedió a Iago Novo, pero un defensor granate cortó la intención antes de que se produjese. Luego la tendrían Carlos Cid y Luis Sánchez en la misma acción. Primero despejó Edu Sousa y después, el rechace impactó contra el larguero. En el arranque del partido, el Langreo ejerció de anfitrión marcando el ritmo del partido y obligando a los granates a aplicarse en las salidas al contraataque para intentar anotar. Los dos equipos fiaban al factor sorpresa las opciones de gol y a punto estuvo el Langreo de dar la campanada con un balón que Edu Sousa cortó fuera del área grande y que el árbitro pitó falta en ataque para cabrear aún más a los locales.

El Pontevedra CF fue ganando intensidad mientras el ataque y la mordiente la firmaban los asturianos, que pusieron en aprietos al guardameta granate en más de una ocasión. Aún así, fueron haciéndose más débiles al tiempo que los de Yago Iglesias aumentaban la presión alta sin mayores consecuencias. Apenas no le llegaban balones a Rufo, que  no logró generar ese peligro al que tiene acostumbrado a la afición. Ni siquiera funcionaba la combinación con Dalisson.

Una doble ocasión casi al filo del descanso fue la oportunidad más clara para los granates, que obligó a intervenir dos veces a Torres.

Mismo once, mismo resultado

A la vuelta de vestuarios, los técnicos siguieron confiando en el mismo esquema sobre el terreno de juego. Con 45 minutos por delante, el Pontevedra CF apretó el juego para intentar el desempate, mientras los locales se iban desinflando. No quería perder el liderato compartido con el Ourense, que no defraudó contra la Arandina y ya duerme líder en solitario con 42 puntos.

Un error de un defensa en un mano a mano con Edu fue el punto de partida a un contragolpe peligroso del Pontevedra que llegó al campo contario con el balón en los pies de Chiqui. Pero ni así, Ni tampoco en el saque de córner que forzó esa jugada. El Langreo parecía ya conformarse con el empate. Todavía faltaba media hora de juego, pero a los de Javi Vázquez daban la impresión de que les bastaba con un punto. Los granates, sin embargo, siguieron con su presión en campo contrario e incluso Dalisson llegó a marcar un gol, que el árbitro pitó fuera de juego. El técnico sentó a Bastos, reforzó el equipo con Borja y cambió a Chiqui a la banda derecha, mientras el equipo local renovaba la banda izquierda confiando sus escasas opciones a los últimos minutos de partido. Tuvo efecto en un balón largo que casi se veía dentro de la portería, si no fuese por la defensa granate que lo frenó en carrera y enterró la última acción clara del partido.

El Pontevedra CF salva un punto que le sabe a mucho en un campo que sabía de antemano que se le podía atragantar. El Langreo todavía no ha perdido ni un solo partido en el Nuevo Ganzábal. Ayer también puntuó, aunque no le valió de mucho. Perdió la quinta posición que cerraban las plazas de play off y se cayó a la séptima, un punto por debajo del Compostela y del Rayo Cantabria, ahora en la zona noble.