El Pontevedra sigue a todo tren (3-0)

Antonio Garrido Viñas
antonio garrido REDACCIÓN / LA VOZ

PONTEVEDRA CIUDAD

Ganó con solvencia al Oviedo Vetusta y ya está a solo dos puntos del líder Zamora

22 oct 2023 . Actualizado a las 21:31 h.

Cinco puntos en una semana le ha recortado el Pontevedra al Zamora. Los granates comparecían hace siete días con la amenaza de quedarse a diez puntos en el caso de haber perdido con el cuadro zamorano y se encuentran ahora con que ya tienen el liderato a tiro después de ganar al Oviedo Vetusta con claridad.

No tendrá un lugar destacado en esos 82 años de historia que cumplió el lunes el club granate el partido ante los asturianos. Ni siquiera estará, seguramente, entre los mejores al final de esta temporada, pero el fútbol es también un juego de rachas y el Pontevedra está ahora mismo surfeando la ola buena y no parece fácil que alguien pueda tirarlo de la tabla de surf.

El partido fue regular, con tramos que rozó lo soporífero, porque la propuesta del Oviedo Vetusta no es de las que mejor le sienta al conjunto de Yago Iglesias. Con cinco defensas atrás de los asturianos, el conjunto local se les veía y las deseaba para acercarse a la portería del Oviedo Vetusta. Un par de apariciones, de chispazos, de Chiqui fueron los mejor en los primeros veinticinco minutos hasta que llegó el primer tanto. No lo hizo por juego, pero valió la pena verlo. Samu Mayo recogió un balón que salió rechazado del área ovetense y lo calzó en la escuadra.

Podía pensarse que ese tanto podría mover un poco el percal, hacer que el Oviedo Vetusta variara un poco su propuesta, que el conjunto local se animara y se desperezara un poco, pero nada de eso sucedió. Todo siguió igual, con el único sobresaltó de una clara ocasión de Chiqui, que fue incapaz de rematar de la mejor manera un buen centro de Yelko.

Se llegó con el 1-0 al descanso y arrancó la segunda parte con el mismo ritmo, el mismo sopor, que la primera, pero, al menos pareció que el Oviedo Vetusta intentaba dar un paso adelante. Sola dio el primer sustito en el 58, el técnico asturiano movió piezas con sus cambios y el campo pareció inclinarse, con el balón rodando más hacia la portería de Edu Sousa. Tampoco la pendiente era la de la bajada del Tourmalet, pero unos minutos después de que Marco realizase una gran parada a disparo de Yelko, pudo empatar el cuadro asturiano y poco después Edu Sousa despejó con el puño, en una gran intervención, un lanzamiento de falta de Yayo.

Poco a poco, sin muchos aspavientos, el partido había dado un vuelco. Entre que el Oviedo Vetusta dio un paso adelante, y el Pontevedra, dos para atrás, el fantasma del empate comenzó a sobrevolar Pasarón. Sin embargo, el tiempo corría en contra de los asturianos, que perdieron el orden que los había llevado con vida hasta este tramo final del encuentro. Y ahí, sí. Ahí sí que se encontró el Pontevedra el escenario que más le gusta. A los mandos de Toño armó un par de transiciones que fueron letales. En la primera coló el balón entre los centrales y Jaichenco anotó el segundo tanto; en la segunda, el beneficiario fue Charli, que marcó un golazo con la zurda. Y todavía pudo haber llegado un cuarto gol, pero poste repelió el disparo de Álex. Fue todo un ejercicio de eficacia en poco más de diez minutos de un Pontevedra que marcha a todo tren.

Pontevedra: Edu Sousa, Ángel Bastos (Charly, min 69), Churre, Mario Gómez, Benjamín Garay, Álex González, Yelko Pino, Samu Mayo, Chiqui (Valentín Jaichenco, min 80), Dalisson (Toño, min 75) y Rufo (Hermelo, min 80).

 Oviedo Vetusta: Marco, Yayo (Miguel, min 87), Víctor (Sesé, min 63), Enol, Santiago (Xavier, min 57), Aimar, Charbel Anthuan (Nico Pereira, min 63), Omar, Marco (Izan, min 57), Diego y Jaime. 

GOLES: 1-0, min 25: Samu Mayo; 2-0, min 88: Valentín Jaichenco (m.88); 3-0, min 91: Charly.

ÁRBITRO: Bordons Romero. Amonestó con cartulina amarilla al local Mario Gómez y al visitante Aimar.

Yago Iglesias: «No estoy contento con el inicio de la segunda parte»

Yago Iglesias había venido advirtiendo, tras lo que él mismo califica como «excesivo ruido» que ha habido alrededor del equipo después de la victoria en Zamora, que no todo iba a ser coser y cantar y que llegarían momentos, y partidos, complicados. Y así sucedió ayer, ante un Oviedo Vetusta que el técnico del Pontevedra definió como un conjunto dinámico, joven y con calidad, y que ayer sufrió su primera derrota del campeonato.

«Hay que darle la enhorabuena al equipo, pero no estoy contento con el inicio de la segunda parte», apuntó Iglesias. El técnico reconoció que su equipo encontró dificultades para atacar una defensa de cinco como la que plantearon los asturianos, pero en el otro lado de la balanza coloca que, quizás, fue la primera parte en la que más tiempo tuvieron el balón en el campo rival. «Estuvimos bien posicionados aunque quizás nos faltó fluidez en el último pase. Ahí tenemos margen de mejora porque otros rivales verán esas dificultades», explicó.

El cambio de sistema

A partir de ahí, con esas buenas sensaciones que al técnico le dejó la primera mitad, el plan de partido que expresó a los jugadores en el descanso, según desveló, era «seguir igual», pero no sucedió así. «En la segunda parte es cuando más problemas tuvimos», reconoce Iglesias. Unos problemas que achaca al cambio de sistema del rival, que pasa de jugar con un 5-3-2 a un 4-4-2, y por ello considera Iglesias que las sustituciones que realizó en la segunda parte fueron clave para cambiar la dinámica. «Estuvieron merodeando en nuestra área, pero la única ocasión clara que tuvieron fue la falta que lanzo Yayo y que paró Edu», subraya. «No ha siso el mejor partido a nivel individual, pero hay que darle valor a estos tres puntos», subrayó el entrenador del conjunto granate, que resta importancia a que la diferencia con el líder se haya reducido a solo dos puntos, «porque estamos en la jornada ocho». El técnico insistió en la importancia de sacar adelante un partido complicado y, ahora, «a pensar en el próximo».