El Concello de Pontevedra rescata con 200.000 euros las piscinas de Pontemuíños

Serxio Barral Álvarez
Serxio Barral PONTEVEDRA / LA VOZ

PONTEVEDRA CIUDAD

Piscina olímpica de Pontemuiños, en Pontevedra
Piscina olímpica de Pontemuiños, en Pontevedra CAPOTILLO

La Administración local asume los gastos hasta fin de año para no dañar a los clubes

01 abr 2023 . Actualizado a las 05:00 h.

Doscientos mil euros de las arcas municipales para evitar el hundimiento definitivo del complejo deportivo de Pontemuíños. Esa es la cantidad que pondrá el Concello de Pontevedra para garantizar que los clubes deportivos que precisan de una lámina de agua para llevar a cabo su actividad puedan trabajar hasta finales de este año con tranquilidad: entrenar y competir.

El Concello de Pontevedra asumirá hasta el 31 de diciembre los costes derivados del funcionamiento de las dos piscinas de la Fundación Rías do Sur en Pontemuíños, la de 25 y la de 50 metros. El alcalde, Miguel Anxo Fernández Lores (BNG), mantuvo este viernes una reunión con los clubes perjudicados por el cierre de las instalaciones, y en el encuentro, en el que también participó el teniente de alcalde y concejal de Deportes, Tino Fernández (PSOE), anunció a los clubes afectados —Galaico y Galaico Sincro, Sincro Pontevedra, Club SAPO de Salvamento y Club Waterpolo Pontevedra— la decisión de «asinar un convenio coa Fundación Rías do Sur para garantir o funcionamento das instalacións durante este ano». Lores cifró la aportación municipal en esos 200.000 euros, que se irán abonando a medida que la Fundación responsable de las instalaciones vaya remitiendo las correspondientes facturas.

Con el vaso de 25 metros ya en funcionamiento, el dinero que aportará el Concello ha de bastar para poner en marcha el vaso de 50 metros, sufragar el coste energético del mantenimiento de ambas piscinas y de la instalación en general, pagar al personal que sea necesario para mantener el complejo deportivo operativo y a disposición de los clubes, que podrán utilizarlas para entrenar o para celebrar competiciones, y para sufragar los costes derivados de la apertura y cierre del complejo día a día. Los socorristas, uno de los mayores gastos para poner en marcha las piscinas, los pondrán los propios clubes.

«Poremos varias condicións para asinar este convenio —señaló Lores—, sendo a principal a posta en marcha da piscina olímpica, ademais de que quede garantido que todos os clubs relacionados con este complexo teñan o dereito de adestrar e competir».

El acuerdo se ciñe exclusivamente a la apertura de las instalaciones para que las puedan utilizar los clubes. No se contemplará, por el momento, el uso particular de los socios de la fundación, que seguirán sin poder acceder a las instalaciones.

Única salida viable

La respuesta del Concello se antoja vital para que el complejo deportivo pueda recuperar en parte su actividad y que los clubes, que durante esta temporada han tenido dificultades para entrenar por la falta de instalaciones adecuadas, no se queden en la estacada. «Recuperar a piscina olímpica é imprescindible para atender a demanda existente», insistió Lores.

La participación económica del Concello era la única salida que tanto los clubes como la propia fundación veían para resolver a corto plazo el problema existente tras la renuncia de Supera a seguir gestionando el complejo deportivo. Tino Fernández subrayó que tras el contacto con la fundación y con los clubes hay «máxima dispoñibilidade por parte do Concello para que os clubs teñan un lugar onde adestrar e disputar as súas competicións. Este convenio que imos firmar garante o uso das piscinas no que resta de ano».

El alcalde no quiso entrar a valorar cuánto tiempo puede tardar en estar operativa la instalación, si bien anticipó que «polo transmitido pola Fundación Rías do Sur en quince ou vinte días pode estar en funcionamento».

Lores no descarta una gestión municipal del complejo si la fundación lo deja

El Concello financiará el funcionamiento de las piscinas hasta finales de este año, pero tanto el alcalde como el teniente de alcalde quieren ir más allá. «Está claro que temos que sentarnos para ver como se xestiona no futuro a piscina olímpica —señaló Fernández Lores—. O Concello quere, por riba de todo, que o deporte de auga siga medrando, que os clubs teñan garantías de facelo adestrando e competindo e que no futuro todos os cidadáns poidan tamén facer uso deste espazo».

Lores recordó que el complejo deportivo «está rexido por unha fundación de interese público», que la instalación «levantouse nun terreo cedido polo Concello para tal fin», y que el convenio que se firmará con la fundación tiene fecha de caducidad. Tino Fernández apuntó que «foi un ano moi complicado, pero hai que tomar unha decisión definitiva sobre a xestión do complexo. Hai que solventar o problema definitivamente, xa que non podemos estar sometidos, nin nós, que non somos responsables nin a piscina é nosa; nin os clubs, a unha situación de tensión permanente. Hai que sentarse a falar coa fundación, coa Xunta de Galicia se cadra, xa que é responsable das fundacións na comunidade, e buscar unha solución».

Sobre el futuro, Lores no descarta que en el futuro el Concello se pueda hacer cargo de la gestión del complejo deportivo, que podría integrarse en la red de instalaciones municipales. Ese escenario solo se daría, subrayó, «se a fundación renunciase».

Tampoco descartó Lores que el Concello pueda participar en el patronato de la propia fundación «pero tendo capacidade de decisión».