Concellos con plantillas de hasta cien trabajadores no los obligan a fichar: «Apelamos á responsabilidade de cada un»

María Hermida
María Hermida PONTEVEDRA / LA VOZ

PONTEVEDRA CIUDAD

En Pontevedra capital sí hay sistema de fichaje con huella dactilar. En la foto, un funcionario del Concello lo utiliza.
En Pontevedra capital sí hay sistema de fichaje con huella dactilar. En la foto, un funcionario del Concello lo utiliza. Ramón Leiro

En la comarca de Pontevedra son minoría los ayuntamientos que cuentan con sistemas telemáticos de fichajes. Algunos lo apuntan a bolígrafo

03 mar 2023 . Actualizado a las 09:45 h.

Se supone que las Administraciones públicas deberían ir por delante, dando ejemplo. Se supone. Pero a veces ocurre lo contrario. Desde el año 2019, en el que se aprobó la normativa que obliga a las empresas a contar con sistemas de fichajes para que los trabajadores marquen la duración real de su jornada laboral, hubo una revolución en numerosísimos centros de trabajo. Sin embargo, buena parte de los ayuntamientos, mayoría en la comarca de Pontevedra, no obligan todavía a sus funcionarios y demás empleados a fichar. Y, por tanto, sus horas de trabajo no quedan registradas en ningún sitio, da igual que su puesto esté en la casa consistorial, a la vista de los responsables políticos, o en un edificio en el que si llega media hora tarde a trabajar o si hace horas extras no haya testigos.

En la comarca de Pontevedra, señalan que no tienen sistemas de fichaje alguno para sus funcionarios o demás operarios en los concellos de Caldas (con 97 trabajadores); Bueu (con una plantilla de 50 operarios); Vilaboa (con unos 30 empleados); Barro (con 13 personas); Cerdedo-Cotobade (45 trabajadores); Portas (con solo diez personas) y A Lama (que tiene una veintena). E indican que fichan con boli y papel, es decir, sin ningún medio telemático de control, en Ponte Caldelas (con una plantilla permanente que ronda la veintena de trabajadores) y Cuntis (que, contando con fijos y contrataciones puntuales, llega a unas 70 personas).

En el otro lado de la balanza están los que sí llevan un fichaje telemático de sus operarios. Lo hacen así en los ayuntamientos de Pontevedra, Poio, Sanxenxo, Marín y Moraña. Lo más habitual es que cuenten con máquinas que reconocen la huella dactilar para que los operarios las usen a la entrada y a la salida. Se trata de un método aparentemente más efectivo que el de una tarjeta, porque implica que nadie puede fichar por otra persona. Aún así, el sistema de la tarjeta para el fichaje se mantiene en sitios como Marín. 

¿Por qué no hacen el fichaje?

¿Por qué no se hacen fichajes de horarios en los concellos? Las respuestas de los alcaldes son diversas. Los regidores de los municipios más pequeños, como los de Portas o Barro, dicen que las plantillas son tan pequeñas que si un operario falta se nota al momento su ausencia. Y que lo habitual es lo contrario, «que fagan horas de máis». En cuanto a los medianos, como puede ser Caldas, que tiene casi cien trabajadores, de los que 29 son funcionarios, el regidor, Juan Manuel Rey, indica: «Apelamos á responsabilidade individual de cada traballador e listo». Otros munícipes reconocen que sí tienen en mente contar con algún sistema de control de horarios, pero creen que es difícil dar con la fórmula: «É necesario, pero é difícil. Algúns traballadores non acoden a ningún edificio, senón que están fora. Poderían fichar nos seus teléfonos, pero iso no caso de que fosen móbiles do Concello. Pero non o son, usan os seus particulares. ¿Ata que punto lle podemos pedir que os empregan para o control horario?», razona César Poza, mandatario de Vilaboa.

La falta de sistemas de fichajes para los trabajadores locales no parece entender de ideologías; es una realidad en concellos de la comarca de Pontevedra gobernados por las tres principales fuerzas políticas de Galicia, PP, PSOE y BNG. Llama la atención el caso de Moraña, porque es el único de la zona con menos de diez mil habitantes que puso en marcha un sistema telemático para los fichajes. José Cela, el mandatario, se sorprende de que otros ayuntamientos no lo hayan hecho: «Aquí por supuesto que se ficha. Me parece lo normal llevar un control. Ya lo tenían antes de ser yo alcalde», señala.

«Me escandaliza, pero no me sorprende, que los concellos no controlen los horarios» 

Luis Míguez, catedrático de Derecho Administrativo, suspira cuando se le pregunta si los concellos están obligados por ley a contar con sistemas de fichaje telemáticos o no para sus trabajadores, como le pasa a las empresas privadas: «La normativa no sé si lo especifica o no claramente, habría que estudiarla a fondo, pero es evidente que deberían llevar un control de los horarios de sus trabajadores. ¿Cómo no? Sería lo normal, lo lógico y lo que debería hacerse». ¿Le sorprende que muchos ayuntamientos no lo realicen actualmente, teniendo en cuenta que a raíz de la obligación que tienen las empresas de hacer fichajes hay numerosas aplicaciones y sistemas para ello? Su respuesta es contundente: «Me escandaliza, pero no me sorprende, que los concellos no controlen los horarios de sus empleados. No me causa sorpresa porque la aplicación de las normas, en este campo y en otros, suele ser bastante elástica en los ayuntamientos. Creo que hay poco control sobre ellos». 

Míguez indica que otras administraciones públicas fueron implementando esos sistemas de fichaje tras la aprobación de la normativa del 2019. Él trabaja en la Universidade de Santiago de Compostela y sí ficha sus horarios: «Al principio, durante un tiempo, lo hicimos a bolígrafo. Y luego ya fue telemático». En cuanto a los motivos por los que los concellos no avanzaron en este asunto, concluye: «Algunos dirán que por falta de medios y presupuesto, y quizás sea así, pero a veces en estas cosas lo que falla es la voluntad de hacerlas».