Adiós a Álvaro Gómez Castro, un patólogo ejemplo de dedicación

Cristina Barral Diéguez
Cristina Barral PONTEVEDRA / LA VOZ

PONTEVEDRA CIUDAD

Álvaro Gómez Castro, en una imagen de mayo del 2021, fue jefe de servicio de anatomía patológica del CHOP entre el 2008 y abril del 2022
Álvaro Gómez Castro, en una imagen de mayo del 2021, fue jefe de servicio de anatomía patológica del CHOP entre el 2008 y abril del 2022 cedida

Fue jefe de servicio de anatomía patológica del CHOP pontevedrés entre el 2008 y abril del 2022

20 ene 2023 . Actualizado a las 12:30 h.

El pasado lunes fallecía en Pontevedra Álvaro Gómez Castro a los 72 años. Había sido jefe de servicio de anatomía patológica en el Complexo Hospitalario Universitario de Pontevedra (CHOP) desde el 2008 y hasta su jubilación en abril del 2022. Quienes lo conocían cuentan que Álvaro Gómez había nacido en el municipio coruñés de Melide y que se había formado como médico especialista en el Hospital Juan Canalejo de A Coruña, hoy Chuac. Desarrolló buena parte de su actividad profesional como patólogo en la Comunidad Valenciana hasta su vuelta a Galicia y al hospital pontevedrés en el 2008.

Carlos Álvarez, actual jefe de servicio de anatomía patológica, explica que durante su etapa en la ciudad de Pontevedra Álvaro Gómez se centró principalmente en el campo de la patología digestiva, «de la que era especialista con numerosas publicaciones». Además, hace hincapié en que bajo su jefatura el servicio creció con la incorporación de la actividad del Hospital do Salnés, en Vilagarcía, así como de servicios tales como el banco de tumores.

La vida no se lo puso fácil a Álvaro Gómez y, a pesar de haber sufrido un grave problema de salud en el año 2010, consiguió reintegrarse plenamente a la actividad asistencial gracias a su fuerza de voluntad. Por eso, los que trabajaron con él codo con codo en el servicio destacan que fue «un ejemplo para todos sus compañeros de entrega y dedicación». Añaden que toda la comunidad de patólogos, tanto local como gallega, «lamentamos profundamente su fallecimiento y le echaremos de menos». El cuerpo de Álvaro Gómez fue velado este jueves en el tanatorio Albia de Pontevedra y, posteriormente, tuvo lugar su incineración en privado.