Isidro Lago dimite como presidente del Consello Galego de Médicos por desavenencias con Sanidade

Cristina Barral Diéguez
Cristina Barral PONTEVEDRA / LA VOZ

PONTEVEDRA CIUDAD

Isidro Lago, presidente del Colegio de Médicos de Pontevedra, en el centro, con sus vicepresidentes Manuel Rodríguez y Luciano Garnelo
Isidro Lago, presidente del Colegio de Médicos de Pontevedra, en el centro, con sus vicepresidentes Manuel Rodríguez y Luciano Garnelo CRISTINA BARRAL

Seguirá dirigiendo el de Pontevedra, que ratificó el 21 de diciembre su decisión de romper relaciones con la consellería mientras García Comesaña esté al frente

28 dic 2022 . Actualizado a las 23:14 h.

El presidente del Colegio Oficial de Médicos de Pontevedra, Isidro Lago Barreiro, ha dimitido como dirigente del Consello Galego de Colexios de Médicos debido a las desavenencias que la entidad mantiene con la Consellería de Sanidade. Este miércoles afirmó que es una incongruencia estar al frente del Consello dada la postura que defiende la entidad en Pontevedra. Aseguró que tomó la decisión, tras meditarlo mucho y con el apoyo de la directiva del colegio pontevedrés. Lo hace para que la situación actual no perjudique a ninguna de las dos entidades. Este martes mantuvo una reunión con el conselleiro de Sanidade, Julio García Comesaña, y entregó una carta manifestando esta decisión a los otros tres presidentes. Isidro Lago, que había agotado mandato en marzo, seguirá en funciones.

La renuncia del presidente del colegio pontevedrés al frente del Consello Galego se enmarca en la conflictividad de las relaciones que mantenían con Sanidade, rotas a finales de noviembre. Tanto es así, que el pasado 21 de diciembre el pleno del colegio ratificaba, por unanimidad, su decisión de mantener rotas todo tipo de relaciones con la consellería. Centran sus críticas en García Comesaña, al que acusan de deslealtad por decir que los colegios querían cerrar PAC, y matizan que «siempre estaremos dispuestos a hablar con la presidencia de la Xunta por el interés mostrado para solucionar los problemas sanitarios».

Isidro Lago admitió que la gota que colmó el vaso en la postura del colegio fue la falta de médicos en algunos puntos de atención continuada (PAC) del área sanitaria de Pontevedra y O Salnés. Una asistencia que se presta, en esos casos, con refuerzo de enfermería. Algo que achacan a la «poca claridad» que el conselleiro tiene, afirmaron, sobre las competencias médicas. «Siguen empeñados en adjudicar competencias médicas a farmacéuticos y enfermería, y, lo que es peor, como ocurre con el plan Xide, donde la prioridad de asistencia a pacientes de atención primaria la realiza personal no clínico. Ya advertimos que resulta un peligro, no solo para la intimidad, sino también, y mucho más grave, para la propia seguridad de los pacientes», expuso la directiva. También aludió el presidente del colegio pontevedrés a que es la primera vez que la Justicia condena al Sergas «por violar las normas de seguridad en el trabajo» de todo un colectivo tan extenso como los médicos de familia y los pediatras.

Valoración de la consellería

Por su parte, desde Sanidade se insistió este miércoles en el diálogo como forma de proceder de la consellería. «Existe un buen clima de diálogo con las sociedades científicas, de pacientes, colegios profesionales, sindicatos, se ha llegado a acuerdos muy importantes en mesa sectorial... El diálogo constructivo es y será uno de los pilares de esta consellería», señaló a La Voz un portavoz. El objetivo, insisten, es «siempre ofrecer la mejor sanidad a la ciudadanía, que es el centro».