La tienda «vintage» de Pontevedra que podría estar en el Soho neoyorkino

Nieves D. Amil
Nieves D. Amil PONTEVEDRA / LA VOZ

PONTEVEDRA CIUDAD

Cecilia y Santiago Paredes dirigen Culebra Studio junto al grafitero Ras y Volta Serigrafía, donde venden ropa nueva importada de EE.UU o Europa, pero con veinte años de historia

24 oct 2022 . Actualizado a las 15:53 h.

Cruzar el umbral de Culebra Studio es adentrarse en una tienda que podría estar operativa en el barrio londinense de Candem o en el Soho de Nueva York. Los hermanos Cecilia y Santiago Paredes hace casi un año que remodelaron un viejo taller en el número 1 de San Antoniño para convertirlo en la base de operaciones de Culebra, la marca de moda que pusieron en marcha hace cuatro años en su casa, pero que en realidad se lleva gestando desde que eran unos niños en la tienda de moda que tenían sus padres en Tui. «Ya hacíamos chalecos, pintábamos cazadoras, tuneas la ropa cuando eres punk», explica Cecilia sentada en el garaje remodelado que ahora lleva el nombre de su marca de ropa.

Esa pasión por la moda y por llevar algo distinto a lo convencional se convirtió en el sello de identidad que da nombre a la tienda y a su día a día. «Se nos quedaba pequeña la casa con nuestro proyecto y buscamos el lugar adecuado. Cuando lo cogimos, no entré hasta que pasó un mes, había un montón de ratas. Fíjate que en una de nuestras colecciones hicimos una camiseta con una rata con navaja. Así me las imaginaba yo», bromea Cecilia, que empezó diseñando en casa junto a su hermano, que es ilustrador. A pesar del aire de gran capital que emana de su tienda, nunca se plantearon emprender fuera de Pontevedra. En la ciudad conviven el espíritu creativo de la facultad de Bellas Artes y de la Escuela de diseño y moda, Esdemga. «Esto se une ahora con un cambio generacional en el que se busca tener otra identidad diferente que se salga de la normalidad. Tenemos clientela de todas las edades. Lo que está de moda ahora se llevaba a principios de siglo XXI», subraya Cecilia. 

Además de la moda que ellos diseñan, hay más. Cientos de piezas de origen norteamericano que tienen, como mínimo, veinte años. Lejos de lo que muchos puedan pensar, no es una tienda de segunda mano. Todo lo que se vende es nuevo, pero con ese requisito, tener más de dos décadas de historia. Incluso hay piezas de los cuarenta. «Además no todo se vende. El kimono rosa bordado a mano o el traje blanco como de boda que está a su lado no están a la venta», dice Cecilia señalando una de las paredes. Pero también tiene alguna cosa de marcas como Luis Vuitton o prendas de deportes, «que ahora están en auge», relacionadas con la NBA o el béisbol. «Siempre fui muy intuitiva en la estética, no era consumidora de moda, pero tenemos una estética marcada por la música de iconos punk», recalca Cecilia Paredes.

Culebra Studio es una mezcla de proyectos profesionales y familiares. Junto a Cecilia y Santiago están el grafitero Ras, pareja de ella, y Lúa, novia de Santiago, que junto a Belén tienen en marcha en la trastienda de Culebra Volta Serigrafía. «Somos un equipo de cinco», dice Lúa, mientras en el cuarto de al lado está Ras trabajando. Culebra es más que una tienda. Es un rincón en el que el arte explota de distinta forma en cada rincón. Ya sea moda, grafiti, serigrafía o con eventos mensuales como pondrán en marcha en breve. Desde que abrieron han hecho tres, pero el próximo sábado trabajarán un flash point. «Habrá cuatro diseños a elegir y podrás venir con tu camiseta o cogerla aquí y estampar uno de ellos», explica Cecilia. 

Entre las ofertas comerciales de Culebra está poner en marcha un aula para temáticas relacionadas con la ilustración, bordados, acuarela creativa, disyóquey o serigrafía. «Aquí buscamos que todo conviva», apunta Cecilia Paredes, portavoz improvisada de un grupo de creadores de Pontevedra.