El Pontevedra CF agita las redes para que una niña pueda entregar un dibujo al capitán del equipo

Nieves D. Amil
Nieves D. Amil PONTEVEDRA / LA VOZ

PONTEVEDRA CIUDAD

Lola Villanueva hizo un retrato de Álex González para dárselo el día del ascenso y no lo consiguió. El jugador lo vio durante el partido y pidió al club que la localizasen

13 may 2022 . Actualizado a las 19:58 h.

A Lola le gusta pintar, es raro que no vaya acompañada de una libreta y sus pinturas. A sus gatos, a su familia, a la profe o paisajes... no hay nada que se escape a su pluma. Y en ese afán por dibujar tampoco se escapa el Pontevedra CF. Como aficionada granate, uno de sus últimos retratos fue el de Álex González. Se dibujó con él y el pasado domingo acudió al campo con su trabajo. Lo tuvo en la mano durante todo el partido con la única intención de dárselo cuando todo acabase. Pero la celebración del ascenso al partido frustró la entrega y dejó a Lola algo apenada. «Al acabar no lo vi en el campo y tuve que irme», dice esta joven aficionada de ocho años.

Ni ella ni su familia contaban con lo que sucedería unos días después. El pasado jueves el Pontevedra CF lanzaba un mensaje con la foto de Lola en el campo pidiendo ayuda para localizarla. Apenas unas horas después de comenzar la búsqueda, su tío comentó en el Twitter del club que era su sobrina. Y a partir de ahí se concertó una cita para que Lola pudiese entregar a Álex González el dibujo. La iniciativa partió del capitán. «Yo vi a la niña en la grada con el dibujo cuando fui a sacar un córner, era casi el final del partido y luego con toda la alegría y la celebración fue imposible encontrarla», explica González, que pidió al club que la localizasen para poder quedar con ella. Quería tener un gesto con la pequeña. «Me daba pena que no me lo pudiese dar, vino al partido con un dibujo muy chulo y es lo menos que puedo hacer. Cuando saqué el córner la vi y le hice un gesto, pero en ese momento no podía cogerlo», comenta el capitán sobre un gesto que sorprendió a la familia y a la niña. Su madre Lorena trabajaba y no la pudo acompañar, así que algo nerviosa acudió al estadio arropada por su hermano, su tío y sus primos. «Mi abuela me enseñó a dibujar», dice con dulzura Lola Villanueva, que a las cuatro y media de la tarde pudo entregar el retrato y una carta a Álex González. El capitán le correspondió con una bufanda y firmó la de los familiares que la acompañaban, que además aprovecharon para jugar un rato sobre el césped de Pasarón. Y es que en casa de Lola todos son granates. Algunos partirán esta madrugada hacia Palencia.

Apasionada del fútbol

La madre de la niña reconoce que su hija es cada ves más aficionada. Empezó yendo con su familia al campo, pero sabiendo lo que se jugaban el domingo suplicó a Lorena que la dejase faltar el domingo a catequesis para poder animar al Pontevedra CF desde la grada. Su pasión por el fútbol no es solo como espectadora, sino que también le gusta practicarlo. Su hermano se inscribió hace unos años en el Marín y aunque ella también quería anotarse «no había plaza para jugar». La madre confía en que el próximo año pueda empezar a jugar y seguir asistiendo al Pontevedra CF como espectadora. A buen seguro que seguirá haciendo dibujos de los jugadores, como hace de todo lo que la rodea. Este viernes cumplió su sueño granate gracias a que el club se movilizó para que el retrato del capitán llegase a sus manos.