Vacunación contra el covid, en el edificio administrativo de la Xunta en Pontevedra
Vacunación contra el covid, en el edificio administrativo de la Xunta en Pontevedra CAPOTILLO

Las vacunas contra el covid, el retorno del turismo y los peregrinos, el «hallazgo» del convento de Santa Clara, el AVE y Ence marcaron el año

01 ene 2022 . Actualizado a las 19:20 h.

Entre la gente más joven está muy extendido el uso de la expresión «ni tan mal», que en lenguaje coloquial viene a ser una forma de definir o decir que algo estuvo «relativamente bien». Me vino a la cabeza cuando pensaba el titular de esta última crónica del año en la que solemos hacer un balance del ejercicio transcurrido. Pues eso: ni tan mal.

Es obvio que, echando la vista atrás, 2021 no ha sido el año perfecto que deseábamos para recuperarnos del desastroso 2020. La pandemia ha seguido condicionando nuestras vidas, trabajos, economías y hábitos de ocio y descanso. Pero también es igualmente cierto que, a diferencia de 2020, la llegada de las vacunas, su extensión entre las diversas franjas de edad, ha contrarrestado y nos ha permitido vivir.

Población ejemplar

En nuestro caso, la fenomenal respuesta de la población pontevedresa a los sucesivos llamamientos a vacunarnos, ha permitido amortiguar el embate de las sucesivas olas. El área sanitaria Pontevedra-O Salnés que atiende a un total cercano a las 300.000 personas, presenta una de las mejores ratios de vacunación, con un porcentaje del 95 % de la población diana con la pauta completa «lo que supera la media gallega, nacional y de la mayoría de Europa» como reivindicaba, en nombre de la Xunta de Galicia, el nuevo delegado territorial, Luis López, uno de los estrenos políticos de este 2021.