¿Qué hace un barco con 4 millones de almejas a bordo en la ría de Pontevedra?

Marcos Gago Otero
marcos gago POIO / LA VOZ

PONTEVEDRA CIUDAD

Las cofradías siembran en los bancos marisqueros la futura cosecha de bivalvos del sector de a flote

17 sep 2021 . Actualizado a las 04:47 h.

El barco de la lonja de Campelo transportó ayer hasta los bancos marisqueros frente al litoral de Poio cuatro millones de unidades de cría de almeja babosa, que se sumaron a las más de 700.000 que se echaron al mar el jueves. Esta es una acción conjunta de las cofradías de Raxó, Pontevedra y Lourizán, dentro de sus programas de regeneración de los bancos marisqueros. Los pósitos realizan esta acción a través de una ayuda de una subvención de la Consellería do Mar para la conservación y restauración de la biodiversidad y de los ecosistemas marinos, en el marco del Fondo Europeo Marítimo y de Pesca, también conocido como FEMP. La semilla del bivalvo se preparó en bateas de preengorde en la ría de Arousa, donde fueron adquiridas por los pósitos y transportadas en cestos en furgoneta hasta la lonja de Campelo, donde el personal de la rula las preparó para su embarque.

Hay que recordar que para las cofradías de pescadores, el mar es como una finca que hay que labrar, cuidar y mimar antes de que dé el fruto esperado. Les va en ello el jornal y por eso, cada cierto tiempo, sobre todo después de inviernos con mortandad en el fondo de la ría como el que dejamos atrás, se realizan trabajos de siembra de cría de almeja. Como en esta ocasión el objetivo es atender los bancos del sector de a flote, es decir, aquellos que siempre están bajo el agua, se utilizó el barco de la lonja para la carga y transporte de la almeja a las áreas escogidas. Toda la mercancía que se distribuyó en el mar se corresponde con la cría de almeja babosa, que es el principal producto de la flota del fondo de la ría.

El pasado jueves se hizo una primera prueba, a cargo de la cofradía de Lourizán, con la siembra de 570 kilos de semilla de babosa, que supusieron unas 750.000 unidades. Se echaron en el banco de Os Cantís, uno de los más grandes y productivos de la comarca.