«Cansa que te reciban siempre con un "No cogéis el puñetero teléfono"»

Cristina Barral Diéguez
cristina barral PONTEVEDRA / LA VOZ

PONTEVEDRA CIUDAD

Personas haciendo cola, este martes, en el centro de salud de A Parda, en Pontevedra
Personas haciendo cola, este martes, en el centro de salud de A Parda, en Pontevedra Pablo Fariña

Un administrativo del centro de salud de A Parda, en Pontevedra, relata en una carta cómo trabajan en primaria

28 jul 2021 . Actualizado a las 17:24 h.

La falta de sustitutos y la alta incidencia covid están sobrecargando las agendas y el trabajo de los médicos de familia en los centros de salud y los puntos de atención continuada (PAC) de Pontevedra y O Salnés. Pero la situación no solo afecta a los facultativos, o al personal de enfermería, sino que se extiende también a los administrativos, muchas veces los grandes olvidados en el engranaje de primaria.

Pocos son los PSX que se atreven a dar la cara, sean fijos o eventuales. Pero a veces el cansancio, el hartazgo y la sensación de que la Administración no valora nada su trabajo llevan a plasmar de madrugada esas vivencias en un papel. Fue lo que hizo Javier Couto Ruibal, administrativo en A Parda, en Pontevedra. Su «Carta de un PSX cansado/quemado a quien me quiera oír» se dirigió a la junta de personal de Pontevedra y se difundió a través de grupos de WhatsApp.

Javier, que lleva once años en A Parda, dice que las condiciones que venían arrastrando fueron a peor con la pandemia. Habla de un mostrador con cuatro puestos de atención al usuario, donde se trata a los que acuden presencialmente mientras suena el «mogollón de llamadas» que entran a la vez en la centralita. «Es literalmente imposible hacer las dos cosas a la vez», afirma. Se dan situaciones tan poco recomendables como que positivos desesperados porque no se les coge el teléfono acudan presencialmente a pedir su cita, o contactos de positivos que van porque no les dan el resultado de la PCR. «Además, por si fuera poco solo dar citas, tenemos que hacer el trámite administrativo de moda, Chave365, É-Saúde e imprimir el certificado de vacunación. «Todo esto al mismo tiempo, con lo que dejamos de hacer el trabajo lógico para el que se creó el puesto», remacha. Antes de que el certificado se exigiera en el interior de la hostelería de los municipios en nivel máximo y alto, ya se pedía en los ambulatorios. «De cada diez, cinco o seis vienen a eso, cuando no es un trámite asistencial», expone.