La pintora que descubrió en las aulas y por casualidad su segunda vocación

Cristina Barral Diéguez
cristina barral PONTEVEDRA / LA VOZ

PONTEVEDRA CIUDAD

La pintora Carmen Pernas, con el que fue su instituto, el IES Sánchez Cantón de Pontevedra, al fondo
La pintora Carmen Pernas, con el que fue su instituto, el IES Sánchez Cantón de Pontevedra, al fondo Pablo Fariña

La pontevedresa Carmen Pernas se jubila como docente tras 15 años en el IES Sánchez Cantón

25 jul 2021 . Actualizado a las 05:00 h.

Carmen Pernas Lorenzo es de esas personas que, a pesar de llevar puesta la mascarilla, habla con los ojos. Discreta y poco dada a llamar la atención, el pasado 11 de junio se convirtió en protagonista con motivo de su jubilación como profesora de Educación Plástica y Dibujo Artístico en el IES Sánchez Cantón de Pontevedra. «Me jubilo oficialmente el 31 de agosto, pero ese día, que era mi 60 cumpleaños, me dieron una sorpresa». Carmen todavía se emociona al recordar lo que pasó aquel viernes.

Su despedida puede verse en un vídeo de YouTube que está en la web del centro educativo. «Ese día yo tenía una reunión a las once y cuando llegué al vestíbulo del instituto me estaban esperando unos profesores con unos trabajos que habían hecho», recuerda. Pero la cosa no se quedó ahí. Le aguardaba un vídeo con unas palabras de la escritora Fina Casalderrey, todo un lujo para Carmen, que había ilustrado un libro de la autora y trabajado con ella en Marín. La despedida siguió en el patio con música de cumpleaños y varios regalos, entre ellos, un libro con dedicatorias de sus compañeros.

«Lo recuerdo como una maravilla, pero muy abrumada». Y es que Carmen abandona las aulas, pero lo hace dejando huella. Lo atestigua todo ese cariño. En su caso, fue artista antes que profesora. Carmen estudió la carretera de Bellas Artes en Valencia. Por aquel entonces no había facultad en Pontevedra. «Desde siempre me gustaba pintar y modelar». Tenía 19 años y el apoyo de su madre fue determinante para coger los bártulos y marcharse a Valencia. «Mi padre también me apoyó, pero el de mi madre fue fundamental. Ella era ama de casa, pero fue aprendiendo conmigo», desvela.