El aumento del turismo eleva la venta de lotería de Navidad en la ría

Ana Mato PONTEVEDRA / LA VOZ

PONTEVEDRA CIUDAD

Cholo Moldes, propietario de la administración de lotería número 1 en Sanxenxo
Cholo Moldes, propietario de la administración de lotería número 1 en Sanxenxo Ramón Leiro

Administraciones de Pontevedra, Marín y Sanxenxo notan más demanda

24 jul 2021 . Actualizado a las 05:00 h.

Una de las cosas que buscan los turistas cuando vienen a Pontevedra es llevarse un buen recuerdo y si puede ser, algún regalo para sus familiares y amigos. Uno de los suvenires más demandados son los décimos de la lotería de Navidad, que hace que nos sintamos un poquito más cerca de esas fechas donde la última preocupación es si nos ha tocado o no.

Como cada año, la lotería de Navidad ha llegado ya, en pleno verano, a las administraciones. Es un ritual que no ha paralizado ni siquiera la pandemia que tantas cosas ha alterado en el último año y medio. Ya desde principios de este mes las administraciones comenzaron a recibir las primeras remesas de décimos para poder aprovechar la tirada de turistas que pasean visitando la ciudad de Pontevedra estos días lluviosos y las Rías Baixas cuando el tiempo lo permite. Y algo se va notando con respecto al verano del 2020: hay más ventas. «Este año las ventas van mejor que el año pasado. Se ve más turismo y los visitantes se hacen con algún décimo de lotería siempre. Depende del día. Si hace día de playa, la gente viene menos, pero estos días que está haciendo así tristón, la gente visita más la ciudad de Pontevedra y se vende más», cuenta Celia Portela, empleada de la administración de lotería número 1 de Pontevedra, en la calle Michelena.

El precio del décimo sigue siendo el mismo, 20 euros, pero la cantidad de gente que lo compra, diferente. «La venta va mejor que el año pasado, ya que el año pasado fue fatal, el peor desde hace muchísimos años, no es difícil superarlo», cuenta Cholo Moldes, el propietario de la administración de lotería número 1 de Sanxenxo. «Hay años que vendemos toda la lotería, no dejamos nada sin vender, pero el año pasado devolvimos más de la mitad, nada que ver», asegura Celia Portela.