Vanessa Papiri, de Arelas: «Tener un hijo trans parece un mundo, pero es mucho más sencillo»

ana mato / s.b. PONTEVEDRA / LA VOZ

PONTEVEDRA CIUDAD

Vanessa Papiri, vocal de la asociación Arelas, de familias con menores trans
Vanessa Papiri, vocal de la asociación Arelas, de familias con menores trans Ramón Leiro

La asociación de familias con menores trans promueve la defensa de los derechos de estos jóvenes

11 jul 2021 . Actualizado a las 10:24 h.

Arelas es una asociación formada por familias de niños, niñas y adolescentes trans. Así lo cuenta Vanessa Papiri, vocal de la junta de la asociación y portavoz en Pontevedra, madre de un chico trans. Desde Arelas trabajan y promueven la defensa de sus derechos en todos los ámbitos de la vida, tanto educativo, como sanitario, cultural, judicial, social y deportivo.

-¿Qué promueve Arelas?

-En la asociación ayudamos a familias de menores trans y damos información educativa sobre diversidad sexual a profesorado, institutos, colegios... Creo que hay que trabajar mucho en la educación, en casa, en el cole, en el instituto... Intentamos que las personas vean al colectivo trans como algo normal, ya que como no se habla parece que no existen. Es necesario que si alguien se siente identificado, que sepa que no esta solo, que hay gente que le puede ayudar. Hay muchos niños pequeños que no saben ponerle nombre, no saben lo que es la transexualidad. Por otro lado, buscamos ayudar a las familias que contactan con nosotros, darles información y apoyo. Cuando mi hijo me dijo que era un chico, yo no conocía a nadie. Estaba loca por conocer a otras madres, padres y menores trans. Para mi fue una gran ayuda compartir experiencias, miedos, mil temores, y asesorarte. Es menos follón del que nos montamos en la cabeza, parece un mundo, pero es mucho más sencillo.

-¿Cómo ve a la sociedad en general respecto a la transexualidad?

-Se ha avanzado, lógicamente si que se ha avanzado. Hace 20 años una persona trans no se visibilizaba por el miedo y el pánico. Avanzó mucho la sociedad, pero aún queda mucho, si la gente pusiera un poco más de su parte se evitarían situaciones incómodas y violentas. Poniendo un granito de arena cada uno, se podría facilitar mucho la vida de las personas trans, sobre todo en los menores. Mi hijo me lo dijo cuando tenía quince años. Es difícil, mi hijo cuando tuvo el carné con el nombre y el sexo cambiado, después tuvo que ir a cambiar todo el papeleo anterior, y en la mayoría de los sitios no tienen ni idea y no tienen medios para cambiar eso. Si la gente bloquea a las personas trans, es un sufrimiento para ellos.