Pontevedra retrocede a nivel medio por el impacto del brote balear

Cristina Barral Diéguez
cristina barral PONTEVEDRA / LA VOZ

PONTEVEDRA CIUDAD

Los cribados con PCR a jóvenes de Pontevedra se están haciendo en el punto covid del Hospital Provincial de Pontevedra
Los cribados con PCR a jóvenes de Pontevedra se están haciendo en el punto covid del Hospital Provincial de Pontevedra CAPOTILLO

Los contagios vinculados con el viaje a Mallorca de estudiantes se elevan a 85

30 jun 2021 . Actualizado a las 18:59 h.

Todas las miradas estaban puestas ayer en el comité clínico que asesora a la Xunta en la pandemia. El panel de expertos acordó, a última hora de la tarde, situar al municipio de Pontevedra en el nivel medio de restricciones debido al incremento de contagios derivados del megabrote balear. A la isla de Mallorca viajaron después de la ABAU estudiantes de varios centros educativos. Allí se contagiaron y a su regreso se multiplicaron los infectados hasta sumar 85 casos. Ese retroceso de nivel supone que la hostelería tendrá un aforo del 30 % en el interior y del 50 % en terraza. En el interior pondrán juntarse un máximo de 6 personas, mientras que en el exterior el tope será de 15. Además de Pontevedra pasarán el sábado a nivel medio Barro, Cambados, Vilaboa y Vilanova, mientras que Poio sigue.

El área de salud tenía ayer 238 casos activos de covid, cuando el pasado 23 de junio eran 116. El impacto de los contagios ligados al megabrote de Mallorca está detrás de esa escalada que, en la ciudad de Pontevedra, hizo subir la incidencia acumulada hasta los 96 casos por cien mil habitantes a 7 días y a 112 a 14 días.

¿Por qué preocupan las consecuencias de este brote? Los especialistas aluden a dos elementos: un incremento de casos muy rápido en poco tiempo y que muchos de ellos son de la variante delta, la cepa india, en principio más contagiosa y potencialmente más grave. El jefe de Medicina Preventiva del Chop, Javier Paz Esquete, apuntó ayer, antes de conocerse la decisión del comité clínico, que el aspecto positivo es que buena parte de los nuevos casos están vinculados a un origen conocido, lo que facilita su control. «Más preocupante sería que estuviésemos ante múltiples brotes, o un gran número de casos de origen no identificado, lo que implicaría transmisión comunitaria descontrolada», señaló el médico.