Pontevedra propone un vial menos duro con el territorio para la variante de Alba

Serxio Barral Álvarez
Serxio Barral PONTEVEDRA LA VOZ

PONTEVEDRA CIUDAD

Demetrio Gómez Xunqueira, con el plano de la nueva propuesta del Concello para la variante de Alba
Demetrio Gómez Xunqueira, con el plano de la nueva propuesta del Concello para la variante de Alba S.B.

El diseño propuesto por el Concello sigue el mismo trazado que eligió la Xunta en su día pero elimina las características de autovía para evitar que se cree una barrera

05 jun 2021 . Actualizado a las 12:11 h.

El Concello de Pontevedra vuelve a insistir en la variante de Alba, un vial que conecte las carreteras de Vilagarcía (PO-531) y Santiago (N-550) y que suponga una alternativa a la PO-225. La propuesta es el mismo trazado que eligió la Xunta hace dos años, pero suavizando enormemente el impacto en el territorio. Para entenderlo, la Xunta diseñó en su día una autovía cerrada y el Concello propone ahora construir una calle.

La propuesta que lanza ahora el Concello es un vial con un solo carril de circulación por sentido, con aceras de 2,80 metros a ambos lados y arcén de un metro. Llevaría cuatro rotondas, dos en las intersecciones con la PO-531 y la N-550 y otras dos en el propio vial para conectar con el viario existente, que da servicio a los vecinos. Además, será una vía abierta, y tendrá alumbrado en todo el trazado. También contará con elementos reductores de velocidad, concretamente 8 «lombos», ya que se pretende que la velocidad máxima sean 30 kilómetros por hora

Hace casi dos años, la Xunta se había decantado, tras catorce años de trámites y promesas, por uno de los diez trazados propuestos, la llamada «alternativa 6». Este conectaría las dos carreteras entre O Freixo, en Camaño, y A Cendona, en Lérez. Se planteaba un vial de poco más de 800 metros, casi en línea recta y con dos carriles de circulación en cada sentido. Era una vía cerrada, sin cruces ni conexión con el viario existente en la zona más que en los dos extremos.