La Fundación «la Caixa» y CaixaBank respaldan con una ayuda de 5.000 euros la labor del comedor de San Francisco

La Voz PONTEVEDRA LA VOZ

PONTEVEDRA CIUDAD

En la imagen, el  padre Gonzalo, coordinador del comedor de San Francisco, acompañado Por Gonzalo Talegón, director de área de CaixaBank en Pontevedra
En la imagen, el padre Gonzalo, coordinador del comedor de San Francisco, acompañado Por Gonzalo Talegón, director de área de CaixaBank en Pontevedra

De trata de una iniciativa complementaria a la campaña «Ningún hogar sin alimentos»

28 may 2021 . Actualizado a las 09:59 h.

CaixaBank, a través de una aportación de 5.000 euros de la la Fundación «la Caixa», ha mostrado su apoyo al comedor de San Francisco, de Pontevedra. Esta colaboración tiene como objetivo ayudarle a hacer frente al incremento de demanda provocada por las consecuencias económicas de la pandemia. La crisis sanitaria ocasionada por el covid-19 ha provocado el recrudecimiento de la situación que atraviesan los usuarios de los comedores sociales. Con el objetivo de paliar estas difíciles circunstancias, la entidad se ha volcado en ayudar a los establecimientos más solicitados de la comunidad a disponer de mayores recursos con lo que poder reforzar su actividad.

La directora comercial de Red de CaixaBank en Galicia, Marta Albela, destaca los esfuerzos que está realizando la entidad para acompañar a los colectivos más vulnerables durante la crisis. «Nos hemos propuesto reforzar los servicios de atención más urgente como es el caso de los comedores sociales o los bancos de alimentos, que se encuentran en primera línea de atención a la gente que más lo necesita», apunta.

Al margen de la colaboración con el centro de San Francisco, otros nueve comedores sociales gallegos han recibido una aportación total de 50.000 euros. Se trata de los centros de La Esperanza y Vida Digna, en Vigo; San Froilán, en Lugo; comedor de Cáritas, en Vilagarcía, Cocina Económica de Ferrol; Cocina Económica y Padre Rubinos, en A Coruña; la Cocina Económica de Santiago, y el comedor de Cáritas, en Ourense