El Pontevedra CF, a 90 minutos de evitar el desastre

Nieves D. Amil
nieves d. amil PONTEVEDRA / LA VOZ

PONTEVEDRA CIUDAD

Ramón Leiro

El equipo granate está obligado a puntuar ante el Oviedo B para no descender a Tercera

22 may 2021 . Actualizado a las 21:46 h.

Jugar como en los primeros minutos del Lealtad y con «unha pizca de sorte». Eso es lo que pide Luisito la víspera del partido más importante de la temporada, un encuentro para el que ni afición ni los propios jugadores estaban preparados. La muerte del director deportivo del Oviedo, Francesc Arnau, mantuvo en el aire el partido hasta media tarde, pero finalmente se jugará tal y como estaba previsto, hoy a las 12.00 horas en Pasarón.

Por delante quedan 90 minutos para la épica, pero en esta ocasión la gesta es ya de por sí dura, muy dura. Una mala tarde, como algunas de las recientes, meterían al Pontevedra en la Tercera, la quinta categoría del fútbol después de la reestructuración que con motivo del covid ha impuesto la Federación Española. Eso sí, como recalca el técnico de Teo, todos conocían las leyes del juego. «As cartas estaban boca arriba, isto é unha estafa de liga, pero todos estivemos de acordo», apunta Luisito.

Así que ahora no valen las lamentaciones, solo vale puntuar. Al Pontevedra le valen los dos resultados (ganar y empatar), pero el Oviedo B necesita la victoria para mantener la categoría. Aunque las tablas en el marcador serían favorables para los locales, el entrenador advirtió que ganar es una obligación, especialmente ante una afición que creyó en el sueño de un play off. «Eu non podo dicir nada mala da afección, soamente me centro nos 90 minutos, a afección é soberana, se non lle gusta algo vai dicilo. E a do Pontevedra non se lle pode dicir nada, ten un comportamento de dez», apunta Luisito, que reconoce que a la gente solo se le anima, ganando partidos: «Por moito que se fale, o fútbol é gañar. A min me gusta facelo xogando ben, pero a afección quere gañar. Aquí fixemos partidos moi bos, pero non fomos capaces de gañar».

El equipo no podrá contar esta tarde con Santi Figueroa, Adrián Cruz, Oier Calvillo, ni Charles. El delantero brasileño todavía tiene molestias en la rodilla y se perderá el último partido de liga. Pero eso tampoco preocupa al entrenador, que advierte de que «se a estas alturas lle imos ter medo, temos un problema. Respectamos ao rival, pero sen medo. Isto é a vida ou morte». A pesar de las bajas importantes para este encuentro, el entrenador confía a ciegas en que los jugadores disponibles darán el 200 %: «Vou sacar o mellor once que teña para gañar, non imos reservar nada, son 90 minutos onde todos temos que dar a mellor versión».

 

Un filial «con bos futbolistas»

Después de dejar escapar muchos puntos que estaban en la mochila, como ocurrió ante el Sporting B o el Lealtad, ahora ha llegado la hora de demostrar la capacidad. Tanto los jugadores como el cuerpo técnico reconocen que están tranquilos pensando solo en los 90 minutos que quedan por delante. Ahora ya no importa pensar en lo que pudo haber sido y no fue.

Es momento de poner sobre el césped de Pasarón todo el potencial para alejarse del abismo. «Pouco hai que motivar, se non o fas nestes partidos, temos un problema. Non hai máis, o que temos é que xogar ao fútbol. O facemos cun balón e ante un rival que é moi bo filial, con moi bos futbolistas, pero nós tamén os temos e o somos», recalca el entrenador granate, que resalta la calidad del rival: «O once que teñen é moi marcado, con dous o tres futbolistas que teñen experiencia, como Sierra, Ugarte, e logo contan con xogadores arriba como Javi Cueto, que é o máximo goleador, Sandoval ou Eloy Ordóñez».

La plantilla anima a la afición a que acuda a apoyarlos ante unos 90 minutos determinantes para el futuro del club. Caer a Tercera sería hundirse en un pozo del que le costó salir hace cinco años, cuando estuvieron cuatro temporadas en la categoría y visitando campos que nunca pensaron que podrían pisar. Ahora están a un partido de evitar el desastre en la temporada más ilusionante.

Todos están decepcionados, molestos por el devenir de la competición y el futuro al que se enfrentan. Atrás queda el haber sido uno de los favoritos del grupo, junto al Deportivo, y las alabanzas a una ofensiva envidiada por sus rivales, pero sobre el verde la realidad fue distinta y como dice Luisito: «Isto é fútbol e vai de que a pelotiña entre na portería». «No hai equipo que xere tantas ocasións de gol e marcara tan pouco», lamenta el entrenador de los granates, que a la difícil situación del equipo ha sumado este año sus problemas de salud. Su corazón granate le ha llevado a seguir al frente del equipo incluso cuando las fuerzas flaqueaban. Él está centrado en estos 90 minutos y no en lo que pueda venir después del partido de este domingo. «Levo tres meses moi mal, a miña vida cambiou moito, o clube sabe cal é o me pensamento. O domingo vou estar aquí aínda que sexa morto», comenta Luisito, que ayer estaba citado para vacunarse de covid.