«En Galicia se pone la vida de las personas por encima de las cañas»

Alfredo López Penide
López Penide PONTEVEDRA / LA VOZ

PONTEVEDRA CIUDAD

RAMON LEIRO

El irlandés Brendan Boyle ha cambiado Madrid por Pontevedra

03 may 2021 . Actualizado a las 11:54 h.

«Trabajo en márketing pero también hago reportajes para algunas revistas y páginas web de Inglaterra y Estados Unidos sobre la vida en España en el plano político, cultural... Cuento como es mi vida aquí, las cosas buenas y las cosas malas. Intento dar a la gente una imagen que sea real. Hay cosas que podemos cambiar, pero también hay un montón de cosas que hacen que España sea un país ideal para vivir». Natural de la localidad irlandesa de County Kerry, Brendan Boyle ha cambiando su residencia en Madrid por Pontevedra cansado de que «cada día fuese como un teatrillo de insultos, de Ayuso contra el mundo. En Galicia todo parece muy tranquilo, parece que todo el mundo está en el mismo equipo contra el covid, mientras que en Madrid es como una fiestas de insultos, de polémicas. Aquí se pone la vida de las personas por encima de las cañas, aunque eso duela mucho a la hostelería».

«Estar lejos de Ayuso es bueno para la salud», insiste, al tiempo que lamenta que «la desigualdad en la capital es tan evidente y tan profunda [que] no hay vacuna que pueda remediarla».

Reconoce que aún queda mucho por descubrir de Galicia, mientras disfruta conociendo gente en un país en el que vislumbra lazos de unión con su Irlanda natal. En este punto, rememora los sentimientos que le embargan cuando viaja en tren desde la capital de España y se adentra en la comunidad: «Se ve el verde y ya me siento en casa. Luego está la lluvia, la gente, que es más abierta, la vida, que es más lenta...», señala antes de confesar que lo que más extrañeza le genera es el acento. «En Madrid no hay un acento madrileño y Dublín es una mezcla de culturas, pero aquí se nota muchísimo el acento y la cultura, que esta muy relacionada con nuestras raíces celtas».

Otro acicate para que Brendan Boyle diese el paso de instalarse en la ciudad del Lérez vino de la mano de su mujer. O, más bien, de los antepasados de su mujer, dado que sus bisabuelos eran oriundos de Pontevedra.

Es por ello que no duda en remarcar que «hemos elegido Pontevedra como base para empezar esta nueva etapa por su calidad de vida y gracias a la tecnología se puede trabajar desde cualquier rincón del país».

En este punto, señala que lo que más le sorprendió descubrir fue la cultura gallega. «En Madrid no se habla mucho de Galicia, solo algunos titulares de política, pero al estar viviendo aquí se percibe que la cultura es algo muy fuerte, que la gente está muy orgullosa de ella... Veo pancartas en la calle todas en gallego, revistas en los supermercados también en gallego y es algo muy bonito. Es muy importante mantener las tradiciones», remarca.

Asume que Pontevedra es la gran desconocida para el pueblo irlandés, algo que se ha comprometido a remediar a través de sus reportajes, su blog en Medium y su cuenta en Twitter (@BrendyBoyle).

Lo negativo, el feísmo

Pero no todo lo que se encontró al aterrizar en Pontevedra fue de su agrado. Así, alude al feísmo: «Estás paseando por el centro y ves edificios vacíos, en ruinas, con pintadas y te preguntas qué está pasando, cómo una ciudad que es preciosa permite que haya edificios así en su corazón».