Objetivo del Pontevedra CF: evitar el peligro de la quinta categoría

Nieves D. Amil
nieves d. amil PONTEVEDRA / LA VOZ

PONTEVEDRA CIUDAD

CAPOTILLO

El Sporting B, Lealtad y Covadonga son los clasificados del otro subgrupo

22 mar 2021 . Actualizado a las 18:34 h.

La victoria del Racing sobre el Guijuelo dejó la parte baja de la clasificación sentenciada a falta de que se dispute la última jornada de liga. El Pontevedra puede golear el domingo, pero ya no tendrá nada que hacer. Está abocada a la lucha por la supervivencia en un año diseñado para triunfar. Pero eso se preveía sobre el papel y la liga se atascó sin remedio poco antes de la Navidad. El formato de competición no favorece a los fondistas y premió a los del esprint, como el Dépor, que después de un arranque muy flojo, apuró las opciones en las últimas semanas. El partido con el Pontevedra fue el punto de inflexión, el encuentro que marcó quien sí y quien no. Está claro que el Pontevedra, no. Ahora tendrá que luchar por evitar una catástrofe, la que supondría caer de golpe a la quinta categoría. Ese peligro es ahora más real que nunca.

Los granates estarán con toda probabilidad en el grupo de la permanencia con el Coruxo, Salamanca y Guijuelo, pero sabe seguro que estarán con el Oviedo, Lealtad, Sporting y Covadonga. Si quieren pasar con una situación privilegiada tendrán que ganar este fin de semana al Guijuelo. Es obligatorio. Si no lo hacen estarán empatados a puntos con el Oviedo, seguidos de Lealtad y corren el riesgo de que la situación empeoré si pierden y el Coruxo le gana al Celta B. El conjunto celtista tendrá también la presión de vencer para no descolgarse del grupo de cabeza. El Dépor ansía esa plaza en el grupo de cabeza que luchará por ascender a Segunda División.

Y, ¿qué le esperará al Pontevedra? Los granates se enfrentarán a una situación con la que no soñaban ni en sus peores pesadillas. Los cuatro últimos del subgrupo 1A y el 1B formarán una liga única a la que pasarán con los puntos conseguidos en esta primera parte de la liga. Jugarán ocho partidos de ida y vuelta con los rivales del grupo contrario (en este caso Oviedo, Lealtad y Covadonga). Una vez disputada esta fase, tendrán que pelear por estar entre los dos primeros para poder estar el próximo año en la Segunda Federación, una categoría nueva y que está por debajo de la actual Segunda B. No equivale a una Tercera División como la conocemos hasta ahora, pero sí es una categoría más devaluada que la actual Segunda B, que el próximo año sería la Primera Federación. El objetivo de los granates es meterse en la Segunda Federación, pero existe la posibilidad de caer a Tercera, lo que sería un verdadero fracaso para un Pontevedra que dobló la inversión para hacer un equipo competitivo. Los cinco últimos del grupo de permanencia caerán definitivamente a ese pozo que los alejaría aún más del fútbol profesional. La importancia de puntuar será vital desde este domingo hasta el último fin de semana, ya que el peor tercer clasificado de todos los grupos también descenderá a Tercera División.