Lidia Pérez: «El billete para Tokio es difícil, sí, pero también hay opciones»

Nieves D. Amil
nieves d. amil PONTEVEDRA / LA VOZ

PONTEVEDRA CIUDAD

Capotillo

La luchadora gallega participa desde hoy en el preolímpico europeo, donde se juegan dos plazas para los Juegos

19 mar 2021 . Actualizado a las 20:00 h.

A Lidia Pérez le tocó competir contra las luchadoras moldavas. «Son durillas», dice horas antes de salir a escena en el preolímpico europeo que se celebra desde hoy en Budapest y en el que se entregarán dos billetes más para los Juegos de Tokio. Ella hubiese preferido a las francesas o italianas, que tienen un nivel similar al suyo.

No será la última oportunidad para la luchadora pontevedresa, que si no lo logra ahora en Hungría tendrá otra oportunidad en el preolímpico mundial que se celebrará el próximo mayo en Sofía (Bulgaria). «Soy realista y reconozco que es difícil, sí, pero que hay opciones, también. Pondré todas las ganas y haré todo lo que esté en mi mano para conseguirlo», explicaba Lidia Pérez, que sabe que sus opciones están condicionadas en un primer momento por el factor suerte de los cruces. «Antes de la pandemia estaba compitiendo a muy buen nivel y aunque en ese sentido aún no recuperé el ritmo que tenía, el parón me ha favorecido a la hora de ganar más masa muscular y fuerza», explica Pérez, que competirá en la categoría de 62 kilos. «Durante estos meses pude cuidar más mi preparación física y mejorar la alimentación para ganar más peso y fortaleza en el combate», apunta la pontevedresa.

Competir como hace un año

Aunque necesita volver a ser sobre el tapiz la misma que en marzo del 2020, reconoce que ha ido mejorando en las últimas competiciones internacionales. «El aplazamiento de las Olimpiadas me benefició porque me ha permitido ganar un año de preparación y mejorar mis opciones», explica. Sabe que lograr la clasificación para Tokio es complicado, pero «ir a unos Juegos es mi sueño y si no lo consigo ahora, lo intentaré en París y después en Los Ángeles. Ese es mi objetivo, pero no es una obligación», explica. Estos tres años que separarán unos Juegos de los siguientes asegura que favorecerán su formación porque es tiempo suficiente «para ganar más experiencia y consolidarme».