El Pontevedra, más preocupado del Racing que de si mismo

El conjunto ferrolano disputa mañana su primer partido aplazado con el Coruxo


pontevedra / la voz

El Pontevedra CF va de la mano del Racing de Ferrol en un final de liga de infarto. Después de que la Federación Española de Fútbol confirmase este domingo que la última jornada de Segunda B se aplaza una semana y se jugará el 28 de marzo en horario unificado a las 12 horas, a los granates no le queda más que rezar para que sus vecinos del Norte pierdan los tres partidos que tiene por delante.

El confinamiento del equipo de Cristóbal Parralo ha obligado a que se posponga una semana la liga para no alterar la competición, como ya se encargó de advertir el entrenador del Deportivo, Rubén de la Barrera. Cuando el Pontevedra llegue al 28 de marzo ya sabrá si tiene por delante 90 minutos en los que se lo juega todo o tan solo un trámite para acabar una temporada que se atragantó en Navidad. Aunque empaten a puntos con el Compos ya no tiene nada que hacer, ni siquiera si hubiese un triple empate a 24 puntos con el Racing (para eso el equipo ferrolano tendría que sumar solo un punto de los nueve en juego).

Así que la única opción de los granates es que los de Cristóbal Parralo pierdan los encuentros aplazados y el de la última jornada ante el Unionistas. Mañana será la primera prueba de fuego. Los ferrolanos visitan O Vao para jugar ante el Coruxo el partido correspondiente a la jornada 16 y el domingo recibirán al Guijuelo en casa para llegar al 28 de marco en igualdad de condiciones con el resto de equipo y con al menos una semana de entrenamiento previo a una jornada decisiva.

El equipo verde volvió a la actividad el pasado sábado, se ha ido incorporando gradualmente en función de las altas médicas y de la confirmación de resultados. Los contagios afectaron a seis jugadores y a un miembro del equipo técnico en un momento decisivo de la competición. El último partido lo tendrán contra el Unionistas, que tendrá que aplicarse en esta recta final si no quiere perder lo conseguido durante toda la temporada.

Luisito reconocía antes del partido contra el Coruxo que no se puede ver más allá de lo que pasa cada domingo y recalcaba lo poco amigo que es de hacer cuentas de la abuela para trabajar sobre hipótesis. Y lamenta este formato de liga para la supervivencia de la mayoría de los equipos. Se juegan mucho en muy poco tiempo. El entrenador del Coruxo reconocía tras la derrota en Pasarón que «para los que estamos dentro es una puta mierda, no tiene sentido», se despachó Michel Alonso en sala de prensa. Su equipo todavía tiene pendiente el partido del Racing y el último de la liga contra el Celta B, si ganase los dos y el Pontevedra ganase el suyo empatarían a puntos y tendría que medir el golaverage general. El Pontevedra pagó con el mismo resultado la goleada que recibió en O Vao el pasado 13 de diciembre y que supuso la primera derrota del equipo esta temporada. Ese 3-0 en Vigo fue el principio del fin para Jesús Ramos, que no logró remontar la temporada y fue destituido a principios de febrero.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

El Pontevedra, más preocupado del Racing que de si mismo