Protagoniza una persecución policial en Poio durante seis kilómetros tras saltarse un control de Tráfico

Alfredo López Penide
López Penide POIO / LA VOZ

PONTEVEDRA CIUDAD

GUARDIA CIVIL

Un agente casi fue arrollado por el vehículo conducido por un vecino de Pontevedra que duplicaba la tasa de alcoholemia

10 mar 2021 . Actualizado a las 15:35 h.

La red viaria de la comarca de Pontevedra fue escenario el pasado viernes, 5 de marzo, de una espectacular persecución policial después de que un conductor se hubiera saltado un control preventivo de alcohol y drogas establecido en la PO-308 a su paso por Poio. Desde la Comandancia de la Guardia Civil precisaron que los integrantes de una patrulla del destacamento de Pontevedra dieron el alto a un vehículo y su conductor no solo hizo caso omiso de este requerimiento, sino que aceleró.

De hecho, uno de los agentes tuvo que apartarse para evitar ser arrollado por el automóvil.

A partir de ese momento, una patrulla comenzó un seguimiento al vehículo durante unos seis kilómetros. En todo este recorrido, «observaron como el conductor realiza una conducción temeraria con evidente riesgo para los demás usuarios de la vía consiguiendo finalmente que detuviese la marcha».

Tras ser identificado como un vecino de Pontevedra, de 37 años, se le requirió a que se sometiera a las pruebas de detección de alcohol y drogas, dando positivo en la primera. De hecho, arrojó «una tasa que supera el doble de la máxima permitida, por lo que se procede a su investigación por los delitos contra la seguridad vial al conducir de forma temeraria y bajo los efectos de bebidas alcohólicas, siendo instruidas diligencias que serán remitidas al juzgado de guardia de Pontevedra».