Tras Virxinia Pereira, una veintena de mujeres esperan su sitio en el callejero

Serxio Barral Álvarez
Serxio Barral PONTEVEDRA / LA VOZ

PONTEVEDRA CIUDAD

Mural Mulleres de Pontevedra na historia,  en la calle Poza dos Canos
Mural Mulleres de Pontevedra na historia, en la calle Poza dos Canos CAPOTILLO

En el 2015 se aprobó una relación de nombres para feminizar espacios públicos

28 feb 2021 . Actualizado a las 05:00 h.

El pasado 8 de febrero fue un día histórico para Pontevedra. El pleno acordó (con el voto en contra del PP y del concejal no adscrito) retirar los honores en forma de calle al rey emérito, Juan Carlos I, y sustituir su nombre en el callejero por el de Virxinia Pereira Renda, galleguista, compañera de Castelao y garante de su legado. Además de la trascendencia mediática de fulminar a Juan Carlos I, el acuerdo también supuso un paso más en la feminización del callejero de la ciudad, un camino emprendió con rotundidad -y también por la vía de otro acuerdo plenario- en el año 2015, cuando la corporación aprobó, «propoñer o emprego de nomes de mulleres para a denominación de rúas e prazas, parques, xardíns e edificios públicos»Solo el PP se desmarcó del acuerdo pidiendo que la decisión recayera en manos de un comité de expertos.

En aquel pleno de hace seis años se aprobó un listado con cerca de una treintena de nombres de mujeres merecedoras del reconocimiento de la ciudad de Pontevedra. La lista había sido elaborada por el BNG, grupo que presentaba la moción, y en la misma sesión plenaria fue enriquecida con tres aportaciones planteadas por Marea Pontevedra: Amalia Álvarez, Emma Mourón y la propia Virxinia Pereira Renda.

Desde entonces, ese acuerdo plenario facilitó, incluyendo la última decisión relativa a Virxinia Pereira, que ocho mujeres hayan pasado a formar parte del callejero de Pontevedra: aquel mismo año 2015 se dio el nombre de Josefina Arruti a la nueva calle creada por el desdoblamiento de la avenida de Vigo; al año siguiente, el Concello homenajeó a la viuda de Alexandre Bóveda, Amalia Álvarez, bautizando con su nombre un nuevo parque público en el barrio de A Eiriña: en el 2018, la avenida dedicada a un ministro franquista, Fernández Ladreda, cambió su nombre por el de la escritora María Victoria Moreno; y en el 2019 se adoptaron cuatro acuerdos más: designar a tres calles de la nueva urbanización de Tafisa con los nombres de Ernestina Otero, Vasquida García y Dolores Trabado; y ponerle el nombre de María Vinyals al parque que hay frente a la sede de la Xunta en Campolongo. Estos acuerdos del 2019 son firmes, pero al igual que en la sustitución de Juan Carlos I por Virxinia Pereira, está pendiente la colocación de las respectivas placas.

Solo el 4 % en el 2015

Que ocho mujeres hayan pasado a formar parte del callejero de la ciudad puede parecer un número escaso. Pero adquiere toda su dimensión si se tiene en cuenta que en el 2015 apenas había una veintena de espacios públicos en Pontevedra bautizados con nombres de mujeres frente a 196 dedicadas a hombres. El desequilibrio era todavía mayor si se tenía en cuenta la totalidad de las calles, avenidas y plazas de Pontevedra, ya que la presencia femenina suponía un pírrico 4 %.

El acuerdo del 2015 sustituyó al criterio que se seguía en Pontevedra desde el 2005, cuando se acordó impulsar el uso de la toponimia tradicional en la denominación de las vías públicas. Una decisión que permitió que nombres como As Regas, Espincelo, Veiga da Eira, Agro da Estrela, Veiga da Valada, Prado Novo o Poza dos Canos pasaran a formar parte del callejero pontevedrés.

Ahora también lo son Josefina Arruti, Amalia Álvarez, María Victoria Moreno, Ernestina Otero, Vasquida García, Dolores Trabado, María Vinyals y Virxinia Pereira. Y hay todavía otra veintena de mujeres esperando por su reconocimiento público en Pontevedra.

Propuestas del acuerdo 2015 ya efectivizadas: 

Josefina Arruti, compañera del que fuera alcalde de Pontevedra Bibiano Fernández Osorio Tafall, fue encarcelada y sometida a arresto domiciliario durante tres años. En 2015 se dio su nombre al desdoblamiento de la avenida de Vigo.

Amalia Álvarez, viuda de Alexandre Bóveda. Desde el 2016, un parque público en A Eiriña lleva su nombre.

María Victoria Moreno, maestra y escritora. En el 2018 sustituyó en el callejero al del ministro franquista Fernández Ladreda.