Crece la presión hospitalaria y se aproxima al pico de la pandemia

Los pacientes covid ingresados son 117, 15 de ellos graves en las unidades de críticos


pontevedra / la voz

La mayor preocupación de sanitarios y autoridades en la tercera ola es la saturación de los hospitales por los ingresos de pacientes covid. Ese escenario está cada vez más cerca, también en el área sanitaria de Pontevedra y O Salnés. El informe del Sergas de ayer registra 117 ingresados por el virus y la presión hospitalaria se agrava. De esos 117 pacientes, 102 están en planta de tres centros y 15 graves en las uci habilitadas en Montecelo -el pico fueron 21 críticos en abril-. Este hospital público de la ciudad es el que atiende a más enfermos covid. Son 84 en diversas plantas (trauma impar, trauma par, neumología y se preparaba ya digestivo). Otros 12 están en el privado Quirónsalud Miguel Domínguez y 6 se atienden en el comarcal de O Salnés, en Vilagarcía.

En el caso de Montecelo, a diferencia de la primera ola, en las habitaciones de las plantas covid hay ahora dos enfermos por cuarto y no uno. Personal que trabaja en estas plantas aludía ayer a la gravedad de la situación. «Los internistas y los neumólogos decían que nunca habían visto tanto covid positivo entrando por urgencias. Cuando ingresan ya nos dicen si es susceptible de uci o no. Es emocionalmente insoportable», señaló una enfermera.

El área sanitaria sigue incrementando sus casos activos e incorporando nuevos contagios. Hay en estos momentos 1.650 infecciones. Es la sexta área de Galicia en casos tras A Coruña (5.057), Vigo (3.460), Santiago (2.924), Ourense (2.691) y Lugo (1.666). Son 71 más que el sábado y se han dado en ese tiempo 62 altas epidemiológicas, con lo que los nuevos contagios son 133. Se han hecho 1.055 pruebas PCR en el último día. Se llevan once jornadas consecutivas por encima de las 80 nuevas infecciones. Basta un ejemplo para ver la escalada de la transmisión del virus y sus efectos. El 23 de diciembre, antes de las Navidades, había en el área sanitaria 911 casos activos (ayer eran 1.650) y 48 personas hospitalizadas, 42 en planta y 6 en uci (este domingo eran 117, 102 en planta y 15 en uci).

El grueso de los infectados actuales en Pontevedra y O Salnés, 1.533, tienen síntomas leves o son asintomáticos, por lo que están en aislamiento en sus domicilios, donde reciben seguimiento de personal de atención primaria a través de su centro de salud. El único dato positivo es que las personas contagiadas que han superado la enfermedad en los últimos diez meses asciende ya a 7.233. El total acumulado de test PCR desde marzo es de 132.183. Por contra, sigue ascendiendo la cifra de fallecidos por el virus. Son ya 101. Los últimos, comunicados este domingo, tres hombres de 55, 81 y 87 años que tenían, según el Sergas, patologías previas.

22 municipios

Respecto a la incidencia acumulada (IA) por concellos en catorce días, se mantiene en 22 municipios por encima de los 250 casos por cien mil habitantes. Son, según los positivos diagnosticados en dos semanas, Pontevedra (340 casos), Poio (304), Vilagarcía (131), Valga (126), Sanxenxo (95), Forcarei (71), Marín (70), Pontecesures (68), Caldas de Reis (61), Soutomaior (48), Meis (45), Vilanova (41), Moraña (37), Cuntis (35), Catoira (28), A Lama (26), Ponte Caldelas (24), A Illa (19), Vilaboa (19), Barro (17), Meaño (15) y Portas (11).

Pontevedra, Poio, Sanxenxo y Forcarei son los ayuntamientos con mayores subidas. El resto de localidades del área están en la horquilla de 150 a 250 casos de incidencia acumulada. Se trata de O Grove, Ribadumia, Bueu, Cambados y Cerdedo-Cotobade.

Prosagap: «O risco non se mide pola categoría profesional, senón pola actividade»

Un grupo de celadoras de Montecelo denunciaron que se habia vacunado contra el covid a trabajadores que no eran de primera línea
Un grupo de celadoras de Montecelo denunciaron que se habia vacunado contra el covid a trabajadores que no eran de primera línea

El sindicato Profesionais da Sanidade Galega Pública (Prosagap) se refirió ayer a lo que califica de «graves incidencias» en la vacunación contra el covid de sanitarios en Pontevedra, que arrancó el 13 de enero para el personal de primera línea. La central alude a la complejidad del procedimiento y al gran esfuerzo que supone, pero afirma que «as presas e a improvisación provocan erros coma o cometido co colectivo de celadores». Un error que se podría haber solventado, sostiene Prosagap, antes de que los trabajadores afectados tuvieran que protestar tras no haber recibido la primera dosis. Eso les llevó a denunciar públicamente que se había inmunizado a personas a las que no le correspondía ahora.

Seguir leyendo

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
1 votos
Comentarios

Crece la presión hospitalaria y se aproxima al pico de la pandemia