Pontevedra aprueba el presupuesto más alto de su historia: 80,7 millones

Serxio Barral Álvarez
Serxio Barral PONTEVEDRA / LA VOZ

PONTEVEDRA CIUDAD

El concejal de Facenda, Raimundo González Carballo (BNG), durante su intervención en el pleno de presupuestos
El concejal de Facenda, Raimundo González Carballo (BNG), durante su intervención en el pleno de presupuestos CAPOTILLO

El debate dejó claras las dos visiones antagónicas para afrontar la pandemia

11 mar 2021 . Actualizado a las 19:13 h.

No parecía un pleno de Pontevedra el que se vivía este viernes en el Teatro Principal, en el que a la postre se aprobó el presupuesto más elevado de la historia de Pontevedra: 80,7 millones de euros. Se citó a la presidenta del Fondo Monetario Internacional, Kristalina Georgieva; a la canciller alemana, Ángela Merkel; a reconocidos economistas como Keynes y Paul Krugman, a la escuela austríaca liderada por Hayek, incluso a El capital de Karl Marx... Parecía un debate más sesudo de lo que se acostumbra en la corporación pontevedresa, pero al final se redujo a lo de siempre: a la representación de dos visiones absolutamente antagónicas, la del gobierno local y la oposición, para afrontar la crisis que nos ha traído el covid-19.

El concejal de Facenda, Raimundo González Carballo (BNG), defendió la tesis keynesiana de que una inyección masiva de liquidez por parte de los gobiernos es la «receta máis viable» para salir de una crisis. Y esa es una de las patas del presupuesto aprobado ayer, que se ampliará en unos 20 millones cuando se liquide el del 2019 y se incorporen los remanentes: una apuesta fortísima por la inversión pública para inyectar fondos en la economía local y generar empleo.

Diferencias sobre gasto social

Por parte del PP la receta es otra. Rafa Domínguez -que señaló que lee «mucho» a Krugman y afirmó que le «produce placer» que «un comunista» como González Carballo defienda a Keynes, «el padre del capitalismo moderno»- reprocha que el presupuesto no incluya ayudas directas a los sectores afectados, no contemple la anulación de tasas e impuestos y no incremente el gasto en servicios sociales más que en un 2 %.