Álvaro Cortés: Hacerse un hueco a golpe de paradas

El guardameta fue uno de los jugadores más destacados en la Copa del Rey


La afición del Pontevedra descubrió a Álvaro Cortés en la Copa del Rey y él se redescubrió a si mismo. Brilló en el encuentro contra el Cartagena y lo volvió a hacer ante el Cádiz. Su actuación fue determinante en los momentos en los que los gaditanos se aproximaban al área y aunque finalmente no fue posible la victoria en la tanda de penaltis, el público agradeció con aplausos su trabajo los 120 minutos del encuentro. Llevaba desde el verano trabajando a la sombra de Mario Fernández, portero titular, pero Jesús Ramos le dio su oportunidad en Copa y no la desperdició. «Me preguntaba muchas veces a mi mismo como estaría cuando me llegase la oportunidad después de tanto tiempo sin jugar. No sabía si sería capaz de responder», comenta Álvaro Cortés, que ahora sí sabe que se encontró con «mucha confianza. Me sentí muy querido por la afición». Y las gradas de Pasarón respondieron con aplausos: «Me sentí muy querido por la afición».

Álvaro Cortés fue el encargado de mantener la esperanza del equipo en el último partido. El encuentro le dio confianza y ahora piensa en seguir sumando minutos siempre que el míster lo considere. Pelea bajo palos con Mario Fernández, el portero titular desde que empezó la competición. «Esto es un deporte y es como es, claro que me gustaría tener más minutos, siempre se trabaja para eso, pero Mario tiene una carrera muy buena y es difícil competir con él y con cualquiera», explica este madrileño de 22 años, que llegó al Pontevedra este verano procedente del Sanse, donde estaba cedido por el Leganés B. Sabía que era una apuesta importante, pero reconoce que la realidad superó sus expectativas. «Un día me llamó mi representante y no lo dudé. Es un buen club, una afición espectacular y una gran ciudad. Además es el primer año que salía de Madrid para jugar y eso es algo que me apetecía», apunta Álvaro Cortés, que tenía referencias de jugadores que había estado en el Pontevedra.

La Copa del Rey fue su oportunidad y ahora que los han eliminado espera ir sumando minutos poco a poco, pero no es algo que le quite el sueño. Él piensa solo en trabajar cada día. La oportunidad solo llega acompañada de tesón. Y eso le sobra. «Estoy encantado de ayudar al equipo, pero ahora ya hay que pensar en el domingo o en el miércoles si finalmente podemos jugar contra el Guijuelo», explica el guardameta madrileño. No quiere hablar de posibles fases de ascenso. Es joven, pero prudente. El éxitos llegan solo de las victorias. «Cuando estemos matemáticamente metidos, podremos hablar, mientras tenemos que pensar de tres en tres puntos. Este mes de enero va a ser crucial al estar en una liga tan corta», apunta Cortés.

Él y Mario Fernández llegaron a la casa granate para cubrir la marcha de Edu Sousa. El que era el capitán del Pontevedra dejó el equipo después de siete temporadas para fichar por el Talavera de la Reina. Los dos porteros que se incorporaron a las filas del Pontevedra lo hicieron con la sobra de Edu planeando sobre ellos, sin embargo Álvaro Cortés le saca hierro. «Es un gran portero, pero es algo en lo que no piensas cuando llegas aquí, trabajas y es en lo único que piensas», indica el guardameta, que está muy integrado en la ciudad y aprovecha su tiempo libre para sacarse el título de entrenador. «Todo está relacionado con el fútbol, pero son cosas distintas, que me permiten despejar la mente», comenta el jugador.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

Álvaro Cortés: Hacerse un hueco a golpe de paradas