Negocios que hacen crecer el barrio con la mentalidad de «lo mío es tuyo»

Meueteu prepara sus menús solo con productos de se entorno y gallegos


pontevedra / la voz

Cuando la primera ola de la pandemia empezaba a remitir, Pedro Ribas y Alberto Gómez unieron sus caminos profesionales para abrir su propio local de hostelería después de tres décadas trabajando para otros en el sector. Durante el confinamiento pintaron y acondicionaron el local de Eduardo Pondal, en la ciudad de piedra, y en julio pusieron a andar Meueteu. Alejados de la zona monumental de Pontevedra, apostaron fuerte por un barrio para crecer de la mano de sus vecinos.

Basados en «lo mío es tuyo y lo tuyo es mío» creen que solo se puede tirar hacia adelante si lo hacen unidos. Y eso supone, en su caso, que todos los platos que ofertan se elaboren con productos comprados en las tiendas del barrio y sean gallegos. «Cuando llegamos aquí no conocíamos a nadie y queremos ayudar», explica Pedro Ribas, que junto a Alberto Gómez, son dos firmes defensores del comercio local y de proximidad. «Ofrecen productos de calidad y eso es determinante, además de que son de casa, puede que sean un poco más caros que las grandes distribuidoras, pero compensa», señala el cocinero, que acaba de llegar de la tienda de Breixo, de comprar las verduras para elaborar uno de los platos del día. «La carta la vamos haciendo un poco en función de lo que encontramos cada día en la zona», apunta Ribas, que reconoce que «se me ocurrió el nombre de Meu e teu porque queremos que lo mío sea tuyo y que todo fuese nuestro, que el producto sea local». Así el pan lo compran en la panadería de Dani Pampín, la fruta y verdura en Ponteverde, la carne se la cogen a Androia y la pasta, el arroz u otros productos en la tienda de Raúl.

Está tendencia a la que se han subido desde Meueteu se extiende también entre sus proveedores. «Notamos que desde el confinamiento la hostelería ha empezado a fijarse en proveedores locales porque con los que trabajaron tuvieron problemas con el suministro», explica Dani Pampín, de la panadería Amásame Bakery Lab. Él y Nati, su pareja personal y profesional, también lo han hecho. Hasta marzo compraban la mantequilla a Francia, pero cuando la pandemia los dejó sin ella, optaron por producto local. «Hablamos con ganaderías gallegas y desde entonces compramos la mantequilla en una de Silleda. Hicimos toda la campaña de panetones solo con ese producto y ha sido un éxito», añade. Le sale algo más caro, pero le compensa en todos los sentidos. «Esto es un win to win, ganamos todos», resume Pampín, que ahora sirve el pan al Ultramar y al Pepe Vieira. «Es el hacer barrio de siempre, que a largo plazo tiene beneficios para todos porque a corto, ya se notan», añade Pedro Ribas.

«Buena solución»

Desde Meueteu creen que abastecerse del producto local es una «buena solución» para los bares del extrarradio porque les ayuda a crecer de la mano de sus vecinos. Y los dicen dos emprendedores que llevan seis meses abiertos y han tenido que ir cambiando la idea de negocio para adaptarla a las distintas restricciones. «Empezamos pensando en hacer una comida internacional con productos gallegos, pero al final me centré en los clásico, sé que lo hago bien y ahí vamos», explica Ribas, mientras reconoce que a después de enero intentará dar un empujón a esa idea con la que nació el local y que pretende también explotar más la mañana. Su socio, Alberto Gómez, se encarga de la barra y en un mediodía a medio gas por la pandemia, reconoce o al menos le gustaría pensar que «lo peor ya ha pasado». Ribas, sin embargo, es más prudente en sus pronósticos y espera un 2021 que no despegará hasta final de año. «Hay que pensar ya en el 2022», advierte.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
9 votos
Comentarios

Negocios que hacen crecer el barrio con la mentalidad de «lo mío es tuyo»