Quince días de «dolor» para llevar al Congreso sus exigencias

Nieves D. Amil
nieves d. amil PONTEVEDRA / LA VOZ

PONTEVEDRA CIUDAD

cedida Hoempo

Cientos de hosteleros de toda España arroparon a Hoempo en Madrid

28 ene 2021 . Actualizado a las 19:45 h.

«Esta mañana me preguntaban si creía que esta caminata iba a servir para algo. Si el dolor, las llagas o el cansancio valdrían la pena, pero la verdad es que no siento nada, nada es comparable al sufrimiento de cada uno de nosotros». Bastan estas palabras de Antonio Fernández, del pub La Moncloa, para saber que pasa por la cabeza de los siete hosteleros que el pasado día 7 de diciembre salieron de Pontevedra con un objetivo. Llegar al Congreso para contar de primera mano a los representantes políticos cuál es la realidad del sector. Y para hacer visible ese dolor anímico han mostrado el físico entrando descalzos en el Congreso.

Quisieron bajar a la arena a quienes creen que son los responsables de su cierre. Arropados por cientos de hosteleros llegados de distintos puntos del país como Asturias, País Vasco, Ávila, Murcia, Segovia o La Rioja caminaron juntos hasta el Congreso desde la Facultad de Estadística. «Creemos que deben salir de la burbuja, tenemos que hablar de catástrofe y cuando esto pasa, se les indemniza. Hace poco se hizo con Air Europa por ser un sector estratégico. Nosotros no somos grandes empresarios, somos familias en la obligación de dar un plato de comida a los nuestros», explica Juanjo Gondar.

Antes de entrar en el Congreso, los siete peregrinos junto a los cuatro compañeros que los acompañaron en vehículos de apoyo, mostraron sus pies para escenificar con los signos del cansancio el sufrimiento que está pasando el sector desde el pasado marzo. Desde Hostelería de España, que aglutina a buena parte de las asociaciones del país, señalaban durante la marcha por las calles de Madrid que «estamos en el centro de todo sin ser el foco. Los últimos datos del Ministerio de Sanidad señalan que el 2,9% de los contagios están vinculados a la hostelería, mientras que los encuentros privados suponen el 15%».

Dos semana muy duras

Estos 15 días de marcha entre Pontevedra y Madrid han sido una verdadera montaña rusa para los hosteleros, que llevaban en la mochila el peso de todo el colectivo. Ayer les podía la emoción de haber cumplido el objetivo y sentirse arropados por el resto del sector. Atrás queda el frío, la niebla y las etapas interminables de más de 50 kilómetros que les han permitido pensar en cada palabra que ayer trasladaron a los representantes políticos. En nombre de todo el sector, reclamaron un aplazamiento de las moratorias de, al menos, dos años más. «Los préstamos ICO nos parecieron una buena idea al principio, pero no sabíamos que estaríamos sin trabajar. No tenemos dinero», señala Marta García, de Meigas Fóra, mientras Dani Lorenzo, de La Pomada, muy emocionado, urge que se replanteen los ERTE de la hostelería: «Nosotros somos pequeñitos, pero esenciales, el esfuerzo no es solo por nosotros, sino por nuestros trabajadores».

La hostelería de España, capitaneada por Hoempo, repitió por las calles de Madrid el mismo mantra que los llevó hasta allí: «Rescate ya».

Contacto con todos los representantes del Congreso y con la Xunta en el objetivo

La manifestación a Madrid y las peticiones al Congreso son solo el principio de unas movilizaciones que no pararán hasta que los hosteleros logren su propósito. Han llevado sus peticiones al corazón político de donde salen muchas de las decisiones que han puesto al sector en jaque. Partido Socialista, Unidas Podemos, Ciudadanos, Partido Popular, Vox o BNG fueron algunos de los colores políticos que se sentaron enfrente de un discurso que emocionó al que hablaba, pero también al que escuchaba. Esa ronda de reuniones eran obligatorias para los hosteleros, pero a última hora de ayer destacaban una por encima de todas, la que mantuvieron con el vicepresidente de la Comunidad de Madrid, Ignacio Aguado. «Fue un encuentro súper chulo, le hemos contado nuestra situación, pero hemos tenido que felicitarlo porque dentro de la política se preocuparon por la hostelería», señala Elena Vitoria, portavoz de Hoempo.

Ahora descansarán en Navidad del desgaste físico y anímico que vivieron en esta última etapa del año. Pero en un enero, que prevén «muy duro» volverán a la carga, esta vez con la Xunta como objetivo. Entre las reuniones que mantuvieron ayer también estuvieron con la vicealcaldesa de Madrid, Begoña Villacís, que «nos dio un discurso de sentido y empatía. Han trabajado mano a mano con el Gobierno para que la hostelería no se muriese».

Responsables políticos de la ciudad, como Tino Fernández, del PSOE, o Rafa Domínguez, del Partido Popular, estuvieron en las reuniones del Congreso entre sus partidos y los representantes de los hosteleros.