Más de mil pacientes se curaron de hepatitis C con los nuevos fármacos

La estrategia del servicio de digestivo es detectar personas sin diagnosticar


PONTEVEDRA / LA VOZ

La atención asistencial a la hepatitis C le valió al servicio de digestivo del Complexo Hospitalario Universitario de Pontevedra (Chop) el premio Best in Class 2020. Un galardón que conceden la Gaceta Médica y la cátedra de Innovación y Gestión Sanitaria de la Universidad Rey Juan Carlos y que reconoce a este servicio como el mejor de España.

¿Qué hay detrás de ese galardón? Un trabajo de mucho años para atender a pacientes diagnosticados de hepatitis C y sin diagnosticar. El jefe de digestivo, Juan Turnes, afirmó ayer que los nuevos medicamentos orales aprobados en el 2015 permiten curar en dos o tres meses la enfermedad. «Esos tratamientos cambiaron radicalmente como no lo había hecho prácticamente nada en medicina. Fue un cambio disruptivo», remachó el médico.

En el año 2000 había unos 475.000 españoles con esta dolencia y a partir del 2015 se produjo ese cambio de escenario en una enfermedad que deriva en cirrosis, cáncer de hígado y provoca la necesidad de un trasplante hepático. «Se cambiaron los circuitos de hospital, se hizo un seguimiento de los tratamientos... un esfuerzo tremendo que no solo implicó a nuestro servicio», dijo Turnes, que apuntó que en el 2019, antes de la pandemia, ya se hacían tratamientos a domicilio en casa del paciente. En ese año se implementó el proyecto Focus Galicia que utiliza la inteligencia artificial, en colaboración con atención primaria, para detectar pacientes sin diagnosticar que en un breve plazo podían iniciar el tratamiento. Los rechazos al tratamiento son muy pocos.

El gerente del área sanitaria, José Ramón Gómez, destacó el cambio «importantísimo» en esta enfermedad, que en su época tenía otro nombre, «hepatitis no A no B».

A la hepatitis C se la conoce como la pandemia silenciosa porque no provoca síntomas hasta estadios avanzados. De ahí la importancia de diagnosticar nuevos casos antes de que esté dañado el hígado. ¿Hay factores de riesgo? Sí. Aquellas personas que hayan recibido una transfusión de hemoderivados antes de 1990/1991 y sean susceptibles de haberse infectado con el virus. Desde que hay los nuevos tratamientos se han curado en el área sanitaria unos 1.050-1.060 pacientes, y otros 60-80 están pendientes de confirmación de resultado. La pandemia, señaló Turnes, hizo que por miedo algunos pacientes no fueran a su centro de salud a hacer un análisis que incluye la hepatitis C. «En septiembre el número de nuevos diagnósticos se ha ido incrementando, aunque estamos lejos del objetivo prepandémico».

Los enfermos recordaron la «gran lucha física y mediática» vivida

A la presentación del premio Best in Class 2020 logrado por el servicio de digestivo del Chop también asistió ayer Abelardo Sánchez, presidente de la asociación Airiños de Trasplantados de Galicia y miembro de la Federación Nacional de Enfermos Trasplantados y Hepáticos (Fneth). Puso voz a los pacientes y recordó «la gran lucha física y mediática» librada en el 2014, cuando se anunciaron los nuevos tratamientos y se auguraba una curación del 95 %.

«Entonces se cuestionaba, por el coste del tratamiento, a quién iba a llegar», expuso Abelardo Sánchez, que destacó el trabajo de la comisión experta de médicos. El plan de abordaje integral de la hepatitis C para tres años (2015-2018), dijo, contemplaba que se iba a llegar a 54.000 personas con la enfermedad el primer año, pero fueron 80.000. «La enfermedad está a punto de ser erradicada y quiero felicitar al equipo de digestivo del Chop y al hospital de Pontevedra por haber conseguido el Best in Class, que es como la estrella Michelin de la excelencia médica», subrayó.

Inversión en salud

Abelardo Sánchez también aludió a que los nuevos tratamientos hicieron que disminuyeran los trasplantes de hígado por hepatitis C. Sobre si el tratamiento es caro o no, el jefe de digestivo, Juan Turnes, consideró que es un inversión en salud «excelente». «Creo que no es costoso porque por cada euro que invertimos en un tratamiento el retorno es tres o cuatro veces mayor. Ahora un tratamiento está en 7.000 euros, pero hay que tener en cuenta el beneficio», insistió el facultativo.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

Más de mil pacientes se curaron de hepatitis C con los nuevos fármacos