¿Por qué el covid golpea más a las residencias en la segunda ola?

Los casos se disparan en los centros de mayores del área, que suman diez muertos


pontevedra / la voz

En el área sanitaria de Pontevedra y O Salnés hay 17 residencias de mayores en las que viven unas 1.500 personas que son atendidas por 700 trabajadores. A diferencia de lo que ocurrió en otras zonas de Galicia como Vigo o Cangas, en Pontevedra y O Salnés la primera ola de la pandemia apenas tuvo incidencia en los centros de la tercera edad. Lo contaba Francisco Ovalle, médico del equipo de seguimiento de residencias, a La Voz el 22 de mayo. El número de positivos entre residentes había sido solo de cuatro -uno en Caldas de Reis y tres en Vilaboa- y no se había registrado ningún fallecimiento.

Esa baja incidencia se achacaba entonces a cuatro factores: la menor circulación del virus en Pontevedra y O Salnés cuando se decide el inicio de la cuarentena; la anticipación por parte de muchas residencias, que tomaron medidas de aislamiento antes de que se decretara el estado de alarma; la profesionalidad de los trabajadores de las residencias; y la paciencia y comprensión de los residentes por las molestias y limitaciones.

Aquel escenario ha cambiado con la segunda ola y del goteo de casos puntuales en residencias del área se ha pasado a grandes brotes que han derivado, hasta ayer, en diez fallecimientos de usuarios. Este lunes había 112 positivos, 75 mayores y 37 trabajadores, entre seis centros. El foco más grande fue el que tocó a principios de noviembre y afecta todavía a la residencia Domus Vi de Ribadumia, donde ocho mayores que se contagiaron, todas mujeres, acabaron muriendo después en el hospital. Llegó a ser intervenida y este lunes aún registraba 17 residentes y 14 trabajadores con covid. Un hombre infectado en la residencia Valvanera de Cambados también perdió la vida, y el pasado domingo fallecía un varón de 89 años en Montecelo contagiado en la residencia de Vilaboa. Es la primera víctima mortal en un centro de la zona de Pontevedra.

Ahora la situación que más preocupa está en Soremay, en Pontevedra, con 20 infectados, 14 usuarios y 6 empleados; y en la residencia de Vilaboa, con 55 contagiados, 41 mayores -siete de ellos ingresados en el hospital- y 14 trabajadores. Pero, ¿por qué hay más contagios ahora en centros de mayores? Fuentes sanitarias consultadas por La Voz aluden a una mayor circulación del virus entre la población en general como factor determinante. La mayoría de los concellos del área sanitaria llevan semanas con restricciones duras, pero esas medidas no son suficientes para frenar las infecciones. Las visitas están permitidas, pero con un protocolo muy estricto.

El informe del Sergas de ayer registraba 1.156 casos activos en el conjunto del área, con 56 nuevas infecciones en las últimas 24 horas. Del total de casos, 62 necesitan atención hospitalaria. Sube la presión asistencial en la uci de Montecelo, que vuelve a tener ocho pacientes graves. El resto de ingresados, 54, están en tres centros: 44 en Montecelo, 5 en Quirónsalud y 5 en O Salnés, en Vilagarcía. Hay 1.094 personas infectadas que tienen síntomas leves o son asintomáticas y están en aislamiento en sus domicilios bajo supervisión de personal de atención primaria a través de su centro de salud. En las últimas 24 horas se han realizado 613 pruebas PCR para detectar la infección por SARS-CoV-2, para un total acumulado desde marzo de 90.157. Las personas contagiadas que han superado la enfermedad son 4.256, 36 más respecto al domingo. La cruz sigue siendo los fallecidos por el virus en hospitales del área, ya 55.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
2 votos
Comentarios

¿Por qué el covid golpea más a las residencias en la segunda ola?