Pontevedra sigue con las mismas restricciones pese a los contagios

Crece el cierre perimetral con tres concellos de O Salnés y Sanidade anuncia cribados


pontevedra / la voz

La situación epidemiológica ha mejorado en las ciudades de A Coruña, Ferrol, Santiago y Lugo, pero en Pontevedra y Vigo el panorama es diferente. Se dijo ayer en la comparecencia del conselleiro de Sanidade, Julio García Comesaña, tras la reunión del subcomité clínico que asesora a la Xunta. No obstante, Pontevedra está empezando a estabilizarse, con una incidencia acumulada (IA) de 337 casos por cien mil habitantes frente a los 349 del 24 de noviembre. «Se ve que está descendiendo ligeramente y se están programando cribados para la detección temprana de casos», se anunció. Desde la dirección del área sanitaria de Pontevedra y O Salnés no concretaron cómo y cuándo serán esos cribados.

Pontevedra y los otros siete concellos de la comarca -Vilaboa, Ponte Caldelas, Poio, Marín, Barro, Cerdedo-Cotobade y Soutomaior- con los que comparte cierre perimetral seguirán con las mismas medidas. Son las restricciones duras que conllevan limitaciones de movilidad, cierre de la hostelería y reuniones solo de convivientes.

En O Salnés crece la incidencia, de 149 y 163 y de 275 a 313 a siete y catorce días, respectivamente. Además ya había concellos con restricciones duras, «por lo que se ha hecho un ejercicio de reflexión para ver cómo mejorar la situación». De ahí la incorporación de Meaño, Meis y Ribadumia al cierre perimetral, explicó Carmen Durán, directora xeral de Saúde Pública.

Cinco positivos en Soremay

El área sanitaria registró ayer 1.200 casos activos. Una cifra que baja poco a poco debido a las altas epidemiológicas, 66 en las últimas 24 horas, pero que no detiene los contagios. Son, en concreto, 52 las nuevas infecciones. Del total de casos, hay 62 personas que necesitan atención hospitalaria, dos más que el jueves. Son 55 en planta de tres centros hospitalarios (46 en Montecelo, 4 en Quirónsalud y 5 en O Salnés, en Vilagarcía), mientras que hay siete pacientes graves que requieren seguimiento en la uci de Montecelo. El resto de personas con SARS-CoV-2, 1.138, tienen síntomas leves o son asintomáticos y permanecen en aislamiento en sus domicilios, bajo supervisión de personal de atención primaria. En las últimas 24 horas se han realizado 724 pruebas PCR para detectar posibles infecciones, para un total acumulado de 87.947. La buena noticia es que las personas infectadas que han superado la enfermedad sobrepasan ya las cuatro mil, son exactamente 4.004 las curadas. La cruz son las 52 víctimas mortales que deja la pandemia en hospitales. La última la notificó el Sergas ayer por la noche. Se trató del fallecimiento de una mujer de 72 años que estaba ingresada en el Hospital Montecelo.

La residencia de mayores Soremay, ubicada en la calle Pedro Sarmiento de Gamboa, en Pontevedra, tiene cinco casos positivos de coronavirus. Hasta ayer registraba uno, pero según el informe de Política Social, dos usuarios y dos trabajadores han dado positivo. Por tanto, ahora mismo la residencia tiene dos mayores afectados y tres empleados. No hay variación en el otro centro de la comarca, la residencia Pontevedra, que gestiona Caser Residencial en Vilaboa. Se mantienen los 40 afectados con covid, 29 usuarios y 11 trabajadores.

En cuanto a la incidencia en centros educativos, en el área hay 138 positivos y siete aulas cerradas. Las clases clausuradas están 2 en el CEIP Daría González García (antiguo CEIP Príncipe Felipe), en Pontevedra; una en el CPR Sonrisas y Lágrimas de A Illa de Arousa, y una en las escuelas infantiles de Poio, A Parda y Bamby en Pontevedra, y Vilaboa. En todas las guarderías hay un positivo, menos en A Parda, donde se contabilizan dos casos.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

Pontevedra sigue con las mismas restricciones pese a los contagios