«Este año es una obligación estar entre los tres primeros»

Rufo asegura que el técnico les pidió «trabajo y ganar siempre»


Pontevedra / la voz

Hasta que empiece la liga Rufo seguirá ostentando el título de pichichi de la categoría. Llegó con esa bandera al Pontevedra el pasado enero y está dispuesto a izarla otra vez esta temporada. Tiene más «mono» de fútbol que nunca. «Después de tanto tiempo parados, tenemos ganas de jugar, estamos deseando que empiece ya la liga, de volver al trabajo y esperando que sea todo normal», apunta el delantero.

La única toma de contacto con la competición son dos amistosos en Vigo, uno contra el Coruxo y el otro, frente al Celta B. Dos triunfos. En el primero un gol de Rufo en la recta final del partido y en del filial celeste marcó el de la victoria. El primero lo anotó Charles. «Lo importante de la pretemporada es jugar, por supuesto que ganar es positivo, pero los amistosos nos valen para ver que hay que corregir», apunta Rufo, que reconoce que el técnico granate, Jesús Ramos, les ha pedido este año «sacrificio, trabajo y tener ganas de ganar siempre». A este equipo le sobra ambición. Y a Rufo también.

Igual que la afición, él también tienen esa sensación de ilusión esta temporada. Rufo, que llegó en el mercado de invierno del Internacional de Madrid, y formará tándem con Charles en la ofensiva, cree que este año «es una obligación estar entre los tres primeros y optar al ascenso. Las aspiraciones son preciosas». No solo por el equipo que se ha formado, sino porque para él Pontevedra es sinónimo de estar entre los mejores de la categoría. Pese a la competitividad de la plantilla, el delantero reconoce que el grupo que tienen es «muy complicado, con equipos muy duros como el Deportivo o el Salamanca, pero también hay otros que hacen las cosas muy bien, como el Coruxo o el Guijuelo».

Esta noche jugarán el tercer amistoso contra el Estradense, en el Novo Municipal, y el sábado visitarán el campo de A Regueiriña para medirse a las doce de la mañana a la Unión Deportiva Ourense. A medida que cogen el ritmo de competición, sigue habiendo puntos a los que le cuesta adaptarse. A nivel deportivo se ven a un nivel óptimo, pero la pandemia se ha colado en el vestuario para eliminar muchas de esas costumbres que ayudaban a hacer grupo. «No podemos compartir vestuarios, usamos la mascarilla ya en los estiramientos y a veces traíamos algo de aperitivo, pero ya no podemos juntarnos», comenta Rufo, que se ve triunfando en el Pontevedra esta temporada y hasta que cuelgue las botas.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

«Este año es una obligación estar entre los tres primeros»