Los casos de covid descienden en el área por primera vez desde julio

Vilagarcía registra dos menos mientras Vilanova incrementa su cifra en otros dos

El personal sanitario hace cribados al sector de la hostelería, el taxi y la ayuda en el hogar
El personal sanitario hace cribados al sector de la hostelería, el taxi y la ayuda en el hogar

/ / redacción / la voz

Desde primeros de julio, cuando los contagiados se contaban aún con los dedos de las manos, no descendían los casos activos en el área sanitaria de Pontevedra-O Salnés. Después de más de dos meses viendo cómo día a día empeoraban estas cifras, los casos activos bajaron ayer por primera vez, aunque la cifra sigue siendo alarmante. Son 811 casos activos, 15 menos que el día anterior.

El último balance del Sergas sumó 21 nuevos contagios, pero como se dieron 36 altas, el número más elevado durante esta segunda ola, se produjo este descenso en el número de casos activos.

Vilagarcía, cuyas restricciones especiales serán revisadas, probablemente el jueves, mejoró ayer sus cifras, disminuyendo el número de positivos desde 68 a 66. Es la primera vez que los datos sobre contagios descienden desde que se aplicaron las nuevas normas, pero eso, alerta Ravella, no quiere decir que no se estén dando casos nuevos: «O que fixo foi baixar o cómputo global e a diferenza entre os novos contaxios de as altas». Un dato, este último, que el Servizo Galego de Saúde no desagrega en su información al Concello. El equipo de Alberto Varela solicita a la ciudadanía que no baje la guardia y continúe cumpliendo las normas, sobre todo en cuanto a reuniones, uso de mascarillas e higiene de las manos. El Sergas, por otra parte, ampliará su cribado a los 41 taxistas que operan en la capital arousana. En cuanto a Vilanova, el otro municipio arousano que muestra una mayor incidencia, el número de contagios se incrementó en las últimas 24 horas en dos personas.

La bajada da un pequeño respiro a Pontevedra. Después de casi tres semanas de restricciones, la ciudad registró por segundo día consecutivo una caída de los casos hasta los 373. Y eso que el sábado se llegó a 404, lo que acercaba peligrosamente a la ciudad a esa barrera de 500 positivos por cada cien mil habitantes, algo que supondría nuevas restricciones. Marín, otro de los municipios afectados por las medidas, también redujo los casos activos hasta los 66, mientras Poio y Vilaboa se mantienen en 58 y 21, respectivamente.

El número reproductivo, que mide los contagios por cada positivo, está en el área sanitaria en 1,11, casi medio punto menos que el 1 de septiembre. Toda Galicia estaba entonces por encima del 1 (una persona contagia a otra), pero ahora solo Pontevedra, Vigo y Ourense se mantienen en ese nivel, mientras el resto de áreas están por debajo de cero. Y, ¿qué significa esto? Bajar de la unidad supone que los contagios están en descenso. A pesar de que la presión hospitalaria es muy baja, suben los ingresos hasta 22, de los que 17 están en planta -dos en Montecelo, dos en el Hospital Quironsalud Miguel Domínguez y otros dos en O Salnés- y cinco en la unidad de cuidados críticos (uci). El Sergas ha hecho en los dos últimos días más de 600 pruebas, situándose este domingo en 748.

La leve mejoría del área es extensible a toda la comunidad, donde se redujeron a 4.353 los casos activos. A Coruña baja de los mil positivos, mientras Lugo cayó hasta 552, Vigo se mantiene en 512 y hay 153 en Ferrol. Las únicas áreas que aumentan sus contagios son Santiago y Ourense.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

Los casos de covid descienden en el área por primera vez desde julio