El vino, la única bebida alcohólica que puede tener beneficios para la salud

Maruxa Alfonso Laya
M. Alfonso REDACCIÓN / LA VOZ

PONTEVEDRA CIUDAD

MARTINA MISER

La Sociedad de Neuroloxía advierte en una reunión celebrada en Altos de Torona de que su consumo debe ser muy limitado

26 sep 2020 . Actualizado a las 10:25 h.

¿Es el consumo de vino realmente beneficioso para la salud? ¿O puede esta bebida tener las mismas consecuencias sobre nuestros cerebros que los destilados? A estas y otras muchas preguntas trataron de responder desde la Sociedade Galega de Neuroloxía en la reunión científica que celebró recientemente en la bodega Altos de Torona. En ella intervinieron el doctor Ernesto Cebrián, neurólogo en Pontevedra, y la doctora María Santamaría Cadavid, del Complejo Hospitalario de Santiago. Ambos estuvieron de acuerdo en que los beneficios que puede tener el consumo de vino se acaban en cuanto se ingieren más de dos unidades, esto es, entre 160 y 200 centímetros cúbicos al día.

«Hay estudios epidemiológicos que muestran que el vino puede ser una bebida saludable a nivel cardiovascular y que podría tener una incidencia también a nivel cerebral», explica el doctor Cebrián. Sustancias presentes en esta bebida, como los polifenoles, pueden ejercer de neuroprotectores y ayudar a evitar el estrés oxidativo. El problema, «que cuando nos pasamos con su consumo, puede ser perjudicial para la salud», añade. «El alcohol consumido en cantidad excesiva puede producir daños agudos y efectos crónicos, desde un deterioro cognitivo a una alteración de los nervios», asegura la doctora Santamaría.

En ambos casos, los neurólogos están de acuerdo en que para lograr que el vino sea beneficioso para la salud debe consumirse «en cantidades muy vigiladas» y debe controlarse especialmente «el efecto euforizante que tienen todas las bebidas alcohólicas, que hace que sea más difícil controla la cantidad que vamos a consumir», explica Santamaría. «Que el vino tenga efectos beneficiosos para la salud no es la vía libre que entienden algunos. No implica un consumo libre de alcohol, que acaba llevando al alcoholismo», reitera Cebrián. Añade que estos beneficios para la salud que tiene el vino no se encuentran en ningún otro tipo de bebidas alcohólicas, «como en los destilados, donde el porcentaje de alcohol es mucho mayor».