Pontevedra se someterá a cribados en hostelería tras cuatro focos en bares

Las restricciones de la capital, Poio y Vilaboa se extienden también a Marín


pontevedra / la voz

La escalada de casos en la ciudad se ha disparado durante el fin de semana, al pasar de los 200 del viernes a los 244 del lunes. La mayor subida se registró al comienzo de la semana al sumar en 48 horas 64 contagios, dejando ayer los casos activos en la ciudad en 296. El doctor Vázquez Lima, miembro del comité clínico y responsable de Urgencias del Chop, señaló ayer tras la intervención del conselleiro de Educación y Sanidade que para tomar la decisión de aplicar restricciones se tiene en cuenta datos globales, en los que estudian más de una veintena de indicadores de cada brote, pero también «as zonas quentes dos concellos».

En esa comparecencia recalcó que se están haciendo estudios pormenorizados de la capital, donde el fuerte aumento está ligado «a tres cafeterías e a un restaurante» y preparan un cribado importante en la población vinculada con la hostelería. Los resultados que se obtengan de aquí podría llevar a «tomar medidas específicas» de contención, como ocurrió en barrios de A Coruña. Pontevedra mantenía este fin de semana 24 brotes activos, después de dispararse los casos desde el 22 de agosto, a pesar de que la Xerencia de Pontevedra- O Salnés reconocía el 3 de septiembre que el fuerte incremento de esos días se debía a casos aislados. Dos semanas después la capital, Vilaboa, Poio y, desde ayer, Marín están con restricciones y amenazan con endurecerse en la capital si no cambia la tendencia.

Pese al fuerte aumento, la presión hospitalaria se mantiene estable con tres pacientes ingresados en la uci, once en planta en Montecelo y uno en el Hospital Quironsalud Miguel Domínguez. Vázquez Lima recordó a la población al término de su intervención que «respeten as decisión, a pandemia non a imos superar soamente ós profesionais, senón entre todos».

Siguiendo esta premisa de lucha conjunta, las restricciones especiales aplicadas hace una semana en Pontevedra y días después en Poio y Vilaboa se han hecho ahora extensibles a Marín al ver que los casos siguen subiendo y estos municipios reúnen a buena parte de los 577 positivos en el área sanitaria. Hace una semana, el comité clínico de expertos decidió aplicar medidas restrictivas en la capital donde había registrados 188 casos. Hoy, una semana después de su entrada en vigor y cuando la curva debía empezar a suavizarse, son ya 296, una cifra que ha llevado a Sanidade a ampliar una semana más las restricciones en la capital y a incluir a Marín en estas medidas especiales. Tiene 46 positivos y una incidencia en los últimos tres días de 49,3 casos por cada cien mil habitantes. Su proximidad a Pontevedra «en clara liña ascendente», según el comité clínico, y los últimos 12 casos en tres días y 20 en una semana, les ha llevado a fijar restricciones para intentar frenar los contagios.

A partir de hoy, la villa portuaria tendrá una limitación del 50?% en el aforo de comercios, hostelería y celebraciones, con un máximo de cien persona al aire libre y de 50 en espacios cerrados. A los velatorios y entierros solo podrán acudir 25 persona en el exterior y diez, en el interior, al igual que en los eventos deportivos, donde no podrá haber más de 60 espectadores a cubierto y 150 si es al aire libre. Las quedadas de amigos o familias no conviviente tanto en casas particulares como en la vía pública no podrá ser de más de diez personas.

Pontevedra lleva siete días cumpliendo estas normas y es un tiempo en el que se esperaban resultados esperanzadores que permitiesen pensar en levantar las restricciones a corto plazo. Sin embargo, como ya ocurre en barrios de A Coruña, Santiago y Lugo, las medidas se prolongarán al menos una semana más.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
1 votos
Comentarios

Pontevedra se someterá a cribados en hostelería tras cuatro focos en bares