Una treintena de alcaldes de grandes ciudades exigen a Montero un reparto de fondos a los ayuntamientos sin importar si tienen o no ahorros

El regidor de Pontevedra tacha el decreto que plantea el Gobierno de «inxusto e discrimintario»

El alcalde de Pontevedra, Miguel Anxo Fernández Lores, durante la reunión telemática de 31 alcaldes sobre los remanentes de los concellos
El alcalde de Pontevedra, Miguel Anxo Fernández Lores, durante la reunión telemática de 31 alcaldes sobre los remanentes de los concellos

Redacción / La Voz

Alcaldes de 31 ciudades, pertenecientes a 13 partidos diferentes, han acordado este martes reclamar al Gobierno central que sustituya el real decreto actual, que entrega 5.000 millones a los ayuntamientos que den sus remanentes al Estado, por otro que los distribuya en función de la población, según ha afirmado en rueda de prensa el primer edil de Zaragoza, Jorge Azcón.

El también portavoz del PP en la FEMP ha asegurado tras el encuentro celebrado por videoconferencia que piden «que el fondo de 5.000 millones sea justo, que sea igual para todos, que se reparta en función de la población y que no se creen condiciones que tengan que ver con cuestiones que afectan a la contabilidad nacional».

Y que el fondo sea «absolutamente independiente» de que los ayuntamientos tengan o no ahorros y se reparta entre los ayuntamientos como se ha repartido entre las comunidades autónomas «independientemente de la situación económica» en que se encuentren.

Así, la reunión telemática que se celebraba esta mañana ha culminado con un documento conjunto respaldado por los primeros ediles de Alicante, Almería, Badajoz, Badalona, Barcelona, Cádiz, Córdoba, Girona, Granada, Lleida, Madrid, Málaga, Marbella, Murcia, Ourense, Oviedo, Palencia, Pamplona, Pontevedra, Pozuelo de Alarcón, Reus, Salamanca, Santander, Santa Cruz de Tenerife, Tarragona, Telde, Terrassa, Teruel, Torrelavega, Valencia y Zaragoza.

Lores: «O BNG vai votar en contra»

El alcalde de Pontevedra, Miguel Anxo Fernández Lores reiteró este martes el rechazo del BNG al decreto ley sobre uso de remanentes que el Gobierno central parece empeñado en llevar la semana próxima al Congreso a pesar de que no dispone de mayoría suficiente para aprobarlo. «O BNG vai votar en contra», insistió Lores tras asistir a una nueva reunión telemática con una treintena de alcaldes de toda España, de prácticamente todo el arco parlamentario excepto del PSOE.

Lores insistió en que «sendo conscientes de que os alcaldes que estabamos alí temos moitas diferencias que nos separan, incluso en política municipal, puxemos en común o que nos une que é, nin máis nin menos, o rexeitamento a un decreto que nos queren impoñer desde o Goberno do Estado, que é un decreto inxusto e discriminatorio e que non sirve para as necesidades que temos os concellos derivadas da crise do covid-19».

El alcalde de Pontevedra insiste en que el decreto supone «unha incautación en toda regra e ademais discriminatoria, porque teoricamente parte deses cartos irían para os Concellos pero só para os que teñen remanentes».

En cualquier caso, dudó del procedimiento para que los ayuntamientos puedan recibir esa financiación extra a cambio de entregar sus remanentes, ya que, afirmó, «eses cartos virían a través dunha previsión orzamentaria, o que implicaría facer un proxecto, aprobalo, financialo e executalo para que logo che dean unha subvención, polo que non é verdade que eses 5.000 millóns dos que falan nos vaian dar liquidez».

Dicho todo esto, el regidor pontevedrés no quiso entrar a valorar qué haría finalmente el Concello de Pontevedra si el PSOE logra aprobar el decreto en el Congreso. «Non é o momento de pensar niso. Agora é o momento de rexeitar a fórmula inxista e discriminatoria que nos queren impoñer».

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
10 votos
Comentarios

Una treintena de alcaldes de grandes ciudades exigen a Montero un reparto de fondos a los ayuntamientos sin importar si tienen o no ahorros