Charles: «Me he venido al Pontevedra porque me lo dictó el corazón»

Descartó ofertas internacionales y de mayor categoría para volver a «casa»


El camino de Charles vuelve a traerle a Pontevedra. Es difícil calibrar quien de los dos está más satisfecho, si el jugador brasileño por volver a «casa» o el equipo de Lupe Murillo por verlo enfundarse otra vez la camiseta granate. Otra vez llevará el 18, igual que cuando aterrizó en el viejo Pasarón en el 2004. Ahora regresa con la experiencia de haber jugado en el Celta, Málaga y los tres últimos años en el Eibar. Está deseando que empiece el espectáculo: «Si ascendemos será un sueño hecho realidad».

-Su fichaje sonó en cada mercado, siempre es el primero en la lista granate, pero ¿qué hizo que fuese posible ahora?

-La verdad que no sé si fue el corazón o qué fue. Yo siempre que me lo pregunto, creo que fue mi corazón lo que me hizo volver este año. Tenía otras cosas importantes, pero intento no ver lo que he perdido y mirar de cara al futuro y lo que puedo ganar. Si ascendemos este año sería un sueño hecho realidad.

-¿Es la vuelta a casa en un año especialmente duro?

-Sí, cuando di mi palabra no pensaba que iba a ser así, no tener protocolo, no saber cuando empezar... Pensaba que todo iba a ser normal, como siempre fue, quitando el virus, que sabía que no, pero aquí estoy esperando a ver cuándo se arreglan las cosas.

-Tenía ofertas de China y Qatar, pero se quedó con la granate.

-Sí, tenía muchas ofertas, de China, de Qatar y de India, además de opciones para irme fuera, también me surgieron para Segunda División, pero tanto para mí y como para mi familia lo mejor era venirme para aquí.

-¿Siente que le debe algo al Pontevedra?

-Deber no es la palabra, siempre pensé en volver y este año creo que salió todo para poder regresar. No sé si fue el virus o qué, pero necesitaba estar aquí más cerca de la familia. Yo siempre que tomo una decisión creo que es la mejor, las tomo con cariño y siempre he acertado. Esta vez creo que será igual porque he puesto el corazón para venir.

-Y, ¿cómo prevé el año?, ¿qué espera darle al Pontevedra?

-Espero darlo todo, estoy muy ilusionado de estar aquí. Espero dar mucho, tanto dentro como fuera del campo, sobre todo ahora que soy una persona con más experiencia, que sabe más cosas. Vengo para ayudar a mis compañeros en lo que pueda, igual daré un poco más porque debo hacerlo, pero tengo que enseñar a los chavales que están subiendo lo que he aprendido.

-¿Tendrá una función de maestro y compañero al mismo tiempo?

-Hay muchos chavales que están subiendo y que necesitan que alguien les diga cuál es el camino. Muchos se han quedado en ese ascenso porque pensaban que sabían todo y al final, no sabían todo. Y eso solo lo da la edad.

-¿Será su última parada en el fútbol en activo?

-No lo sé, yo siempre he dicho que me quería retirar en el Pontevedra y aquí estoy. No sé si es mi último club, pero ojalá. He afirmado que quería retirarme aquí.

-¿Llevó mucho tiempo tomar la decisión?

-El día de mi cumpleaños, en la cuarentena, hablé con Lupe Murillo. Esa fue mi primera toma de contacto, le dije que me gustaría acabar aquí mi carrera y ella me dijo ‘mira Charles, nosotros encantados, cuando quieras’. Nadie pensaba que iba a ser este año.

-¿Ni siquiera usted?

-No, ni yo. Cuando acabó la temporada Lupe me mandó un mensaje. En abril le había dicho que cuando acabase el año hablábamos y en julio, al día siguiente cuando terminamos la liga, ella me escribió. Le dije que no sabía, que tenía que ver lo que tenía, pero no esperé casi nada. Había dado mi palabra y creo que mi palabra es más que una firma.

-¿Cómo se le explica a alguien que no sea de la ciudad que haya dejado la Primera por el Pontevedra de Segunda B?

-La explicación es que he venido porque me lo dictó el corazón y estoy muy ilusionado con esta temporada que viene, espero estar a la altura del año y sobre todo, del club. Seguramente trabajaremos bien para llegar a lo más alto de la categoría.

-Y este año jugará con el Deportivo, algo impensable.

-Como jugador de Pontevedra, es un equipo más, pero me gustaría que no estuviese en la categoría porque es un rival que va a luchar sí o sí para ascender.

«Mi mujer y yo somos socios y mis hijos lo son desde que nacieron»

Son muchas voces las que temen el tándem que formará con Rufo, pichichi de la categoría la pasada temporada. El brasileño viene de jugar en el Eibar 100 partidos y sumar 32 goles en los últimos tres años. Ahora llega para aportar experiencia después de haber seguido al equipo como aficionado durante la última década. Sus hijos son socios desde bebés y su corazón es y será granate.

-Se dice que formará con Rufo una de las delanteras más importantes de la categoría, ¿está de acuerdo?

-La verdad es que no lo sé, Rufo fue pichichi de la categoría el año pasado, pero te habló como aficionado, que seguí mucho al Pontevedra cuando lo trajo. Era muy bueno y lo habíamos fichado como pichichi, llegó y siguió metiendo goles, estoy encantado de compartir su vestuario con él.

-¿Cuál es su mejor recuerdo de Primera?

-Igual el primer gol con el Celta. Ese momento fue muy bueno, aunque también los dos goles que dieron la victoria contra el Real Madrid, pero también los tengo con el Málaga, tengo grandes momentos grabados de todos los equipos por los que he pasado.

-¿Qué queda del Pontevedra en el que debutó hace 16 años?

-Ha cambiado mucho, sobre todo las personas. De mi etapa anterior está Tomé, Adrián, Moncho, Lupe Murillo, Baptsita; el segundo entrenador, y algunos consejeros. Ahora se ha hecho un cambio importante y tenemos que empezar a poner las cosas en su sitio. Todo es nuevo.

-¿Es cierto que sus hijos tienen el carné de socio desde que nacieron?

-Sí, mi mujer y yo somos socios del Pontevedra desde que estuvimos aquí, cuando Lucas nació en Vigo lo hice socio y cuando Clara nació en el País Vasco también la hice socia.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

Charles: «Me he venido al Pontevedra porque me lo dictó el corazón»