«Hemos creado ilusión, jugar la liga Pro es el objetivo final»

Reconoce que sobre el papel «hay muy buenos futbolistas», ahora toca crecer


Jesús Ramos tiene el mejor equipo en un año con demasiadas incógnitas. Después de cambiar el rumbo de los granates en dos etapas como interino en el banquillo, el Pontevedra vuelve a confiar en él para que sea el titular en una temporada que comienza a ciegas. Le sobra motivación para soñar con la Segunda Pro.

-Los jugadores llevan meses parados, ¿cómo está siendo esta primera semana?

-Han llegado muy bien de forma. Nos tratan como una categoría no profesional, pero los jugadores han vuelto en condiciones, sobre todo ahora que los ejercicios son más físicos. Pero es cierto que esperemos que esas incertidumbres del protocolo se resuelvan cuanto antes, no se puede demorar mucho más.

-¿Tiene el equipo que quería?

-Sí, faltan un par de piezas, pero estoy muy contento. Es de agradecer el esfuerzo de la presidenta y del director deportivo para traer lo que han traído. Quedan un par de piezas y ya.

-¿Dónde hace falta ese refuerzo?

-La ficha sénior sería para la posición de central y después durante la pretemporada tenemos que probar cosas y hay dos fichas sub-23. Ahora mismo necesitamos un central específico, solo tenemos a Churre y a Pol Bueso.

-¿Es el peor año con el mejor equipo?

-Esperemos que se arreglen las cosas dentro de las posibilidades, no nos podemos olvidar de que estamos en una pandemia y la salud impera.

-Funcionó bien las dos veces que se quedó al mando del equipo tras la salida de Luismi y Pouso, ¿hubo dudas en su renovación?

-Supongo que no, al menos por mi parte no las hubo, fue bastante rápido, hasta este momento era el coordinador de la cantera y el club me conoce muy bien y yo a ellos también. Los resultados y los informes están ahí, es de agradecer que hayan confiando en mí para dirigir el equipo.

-¿Qué parte de responsabilidad tiene en la confección de la plantilla?

-Al final esto es tema de la dirección deportiva y yo, como entrenador, también soy parte de ella. Con la cabeza de Roberto Feáns en el área deportiva y la mía, hemos tomado decisiones. No sabría decirte de si un 50 % o un 60 %, pero sabíamos que teníamos que dar un paso al frente porque la competición va a ser muy atípica y había que tomar decisiones.

-¿Hubo alguna exigencia de jugadores por su parte?

- Desde la dirección deportiva estuvimos viendo muchos vídeos durante el confinamiento para ver qué jugadores podríamos traer y tomamos una decisión. Sobre el papel son muy buenos futbolistas y esperamos que ahora salga todo bien.

-¿Qué Pontevedra nos encontraremos este año?

-Esperemos que sea algo parecido a lo que vimos al acabar, un equipo que trate bien la pelota, que sea rápido en sus transiciones, que no deje de correr y esforzarse en el campo. Eso es lo que le gusta al aficionado del Pontevedra.

-Y todavía tiene en el recuerdo el último partido en casa con la goleada al Castilla de Raúl.

-Tuvimos también con el Getafe, o el Melilla, con los chavales dándolo todo hasta el último minuto. Como mínimo debe de salir eso, puede se mejor o peor, pero nunca bajar los brazos

-¿El objetivo es la Segunda B Pro?

-El objetivo es formar un buen equipo de trabajo, que lo estamos haciendo ya, y cuando empecemos con los entrenamientos colectivos acoplar las piezas nuevas con las que ya teníamos. A partir de ahí, tenemos que ganar el primer partido, luego el segundo y no voy a engañar a nadie, hemos creado una ilusión y hemos fichado a buenos futbolistas, con esta liga tan atípica, jugar la liga Pro sería el objetivo final.

-¿Tenía ganas de volver a rodar ya?

-Sí, dentro de lo que se podía, hice mucho trabajo de oficina, pero se echaba de menos el día a día del campo.

-¿Hay motivación?

-Sí, mucha. La temporada es ilusionante y esperemos que nos dejen trabajar de manera normal. Y a partir de ahí, crecer.

«Es fútbol y si no funcionas, se toman decisiones»

 

 

Sabe que empieza una nueva etapa que puede acabar en cualquier momento. Reconoce que esto es fútbol y en cualquier momento cambia el rumbo. Este año le ha tocado despedir a piezas claves del vestuario granate, pero una vez más recalca: «Esto es fútbol».

-Dar el paso a dirigir el primer equipo supone que ya no se puede volver atrás.

-No, hay que tener respeto a todo, somos gente de fútbol y con 37 años llevo treinta en este deporte y sé que cuando algo no funciona se tienen que tomar decisiones. Eso es así de duro, pasa en el fútbol y en el resto, ahora cuando no funcionas rápidamente se busca un sustituto.

-¿Qué cree que aplica a la plantilla para enchufarla?

-Creo que lo fundamental es tener un buen ambiente de vestuario. Eres como el padre de ellos, que tienes que discutir y los quieres igual. Eso a nivel de vestuario, pero luego hay que aplicar mucha intensidad y que los chavales intenten asumirlo y llenarse con las cosas que le dices.

-Qué ha aprendido de Luismi y de Carlos Pouso, a los que relevó en el banquillo la pasada temporada.

-Siempre se aprende, de cualquier persona. Con Luismi estuve en la época del juvenil y es un hombre muy cordial y hablador, tiene una forma de ver el fútbol completamente distinta a la de Pouso en el aspecto combinativo. He aprendido mucho en ese aspecto, pero Pouso aportaba mucha experiencia, era cordial y se gana bien al grupo, pero le gustaba el contragolpe y el juego directo. Aprendí aspectos tácticos y de vestuario de los dos.

-¿Fue duro decir adiós a algunos de los jugadores que se han ido?

-Sí, porque al final es como tu familia. Pasas más tiempo con ellos que en casa, sobre todo con algunos como Edu, Álex Fernández, Campillo o Berrocal. Son hombres del club que han hecho mucho por el Pontevedra, pero esto es fútbol.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

«Hemos creado ilusión, jugar la liga Pro es el objetivo final»