El brote de Caldas dispara los casos en el área sanitaria

Los positivos oficiales en coronavirus pasaron de 23 a 41 en Pontevedra y O Salnés en apenas una semana


pontevedra / la voz

Se complica y mucho la situación en el área sanitaria de Pontevedra y O Salnés. El informe de evolución de ayer, jueves, registra 41 casos activos de coronavirus. En las últimas 24 horas se dieron cinco altas, con lo que los nuevos contagios son once. De esos 41 casos, un paciente sigue ingresado en planta del Hospital Montecelo, de Pontevedra, y el resto, 40, están en aislamiento en sus domicilios, bajo seguimiento por parte de personal de atención primaria y hospitalaria. Hace una semana los casos activos eran 23. En siete días casi se han duplicado.

.

 

Varios de los últimos infectados confirmados proceden de un brote registrado en el municipio de Caldas de Reis, con al menos diez positivos y todos vinculados a la misma familia. El origen del contagio no está claro, pero no parece un caso importado, según fuentes sanitarias. El marido de una trabajadora del bar Castro parece el origen del brote, que después se extendió a otros familiares y allegados. La familia es de origen dominicano. La Policía Local está haciendo un seguimiento de los afectados, tras el rastreo de los contactos, para que se respete el aislamiento.

El número de personas que han superado la enfermedad desde el inicio de la pandemia alcanza ya las 925 en Pontevedra y O Salnés. Son las que cuentan con alta epidemiológica tras los controles de seguimiento hasta dar negativo. No varía la cifra de fallecidos en hospitales del área por el virus. Fueron 16 personas, quince hombres y una mujer. En el conjunto de la comunidad autónoma el coronavirus truncó 619 vidas. En Galicia el informe oficial del Sergas contabilizaba ayer 412 casos activos. Pontevedra sigue como la cuarta área sanitaria con más positivos. Son, por este orden, A Coruña, con 156; Vigo, con 75; Lugo, con 73; Pontevedra, con 41; Ourense, con 32; Santiago, con 30; y Ferrol, con 5.

En cuarentena

Seis trabajadores de Mochi, entre ellos los propietarios, se desplazaron el domingo a Avión (Ourense) para servir un cátering. Un servicio que ha obligado a aislar y guardar cuarentena durante catorce días a esos empleados después de que la persona que contrató el servicio diera positivo en coronavirus. «La señora nos dijo que le habían llamado para hacerse la prueba y que estaba pendiente de los resultados. El domingo por la tarde se confirmó el positivo cuando nosotros ya habíamos acabado el servicio y los compañeros estaban regresando», comentó ayer Gustavo Sobral, gerente de la empresa que gestiona la Finca Batacos, en la parroquia de Salcedo, en Pontevedra. En esa reunión de Avión participaron 23 personas entre familiares y allegados de la señora. La Finca Batacos mantiene los eventos programados al no verse afectada.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
1 votos
Comentarios

El brote de Caldas dispara los casos en el área sanitaria