Pontevedra ensaya el protocolo: mínimo contacto entre hospitaleros y peregrinos

La Asociación de Amigos del Camino Portugués realizó un simulacro para la recepción de usuarios


pontevedra / la voz

Mucha expectación la que había ayer por la tarde en el albergue público de peregrinos de Pontevedra. La Asociación de Amigos del Camino Portugués a Santiago, que gestiona el recinto, organizó un simulacro del protocolo para la recepción de usuarios antes de la apertura de hoy. Todo empezó con una explicación general de las normas para los hospitaleros voluntarios que después se puso en práctica. El covid obliga a extremar las precauciones y a reducir aforos. El albergue tendrá este verano solo 22 de sus 72 plazas, divididas en dos habitaciones. «Los hospitaleros lo van a hacer bien porque aquí estamos acostumbrados a grandes colas y a tener 150 personas en la puerta», comenta Tino Lores, su presidente. Destaca que voluntarios y peregrinos casi no tendrán contacto porque se han colocado unas mamparas. «Los hospitaleros por edad casi todos están en la franja de riesgo y el contacto será el mínimo», subraya. El albergue de Pontevedra tendrá dos filtros. Uno antes de la entrada, donde se pedirá al peregrino el carné, la credencial, se lavará las manos y se le tomará la temperatura. Si tiene fiebre se llamará al teléfono de la Xunta para el coronavirus. Si no, entrará y recibirá dos bolsas, una para la mochila y otra para los zapatos. Antes de hacer el check-in y pagar los 8 euros tendrá que pasar por una alfombra desinfectante. Tras recibir el tique y una sábana de un solo uso, ya podrá entrar. Duchas de uno en uno y desinfección de mesa y silla en el comedor completan el protocolo.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
2 votos
Comentarios

Pontevedra ensaya el protocolo: mínimo contacto entre hospitaleros y peregrinos