El 6 de julio arranca el plan experimental de compostaje en el centro urbano

Serxio Barral Álvarez
Serxio Barral PONTEVEDRA / LA VOZ

PONTEVEDRA CIUDAD

S.B.

Habrá 60 contenedores marrones en la ciudad

17 jun 2020 . Actualizado a las 05:00 h.

El 6 de julio, como si fuera el chupinazo de las fiestas de San Fermín -por cierto, suspendidas este año por la pandemia del coronavirus- arrancará oficialmente en Pontevedra la recogida de biorresiduos en el centro histórico y buena parte del casco urbano. El plan Composta.

Ese día, los pontevedreses que hasta entonces se hayan adherido al plan municipal de compostaje podrán hacer uso de sus llaves electrónicas para abrir alguno de los 60 contenedores marrones -el «quinto contenedor»- que se habrán distribuido por la ciudad. En ellos solo se aceptarán biorresiduos, es decir restos biológicos susceptibles de convertirse en compost, de ahí que se activen con una llave electrónica que solo tendrán los usuarios que voluntariamente acepten formar parte del plan.

Esta recogida se llevará a cabo en la mayor parte del centro urbano donde no llega el compostaje comunitario. La por la que circularán los camiones que se dedicarán a este servicio se inicia en Loureiro Crespo y sigue por José Malvar, avenida de Buenos Aires hasta la rotonda del puente de As Correntes, Praza do Peirao, Cruz Roja, Santa Clara, Sarmiento, Praza da Leña, Pasantería, Aduana, Ferrería, Soportais, Praza da Verdura, Ánimas, Peregrina, Michelena, Alhóndiga y Teatro Principal, Praza de Santa María, San Martiño, Prudencio Landín, Alameda, Echegaray, Paseo de Colón, Alameda, Riestra, Augusto González Besada, García Camba, Andrés Mellado, Pardo de Cela, Virgen del Camino, Sagasta, Frai Juan de Navarrete, Joaquín Costa y A Estrada.

Visitas a negocios y particulares

El concejal responsable del plan de Residuos, Raimundo González Carballo (BNG), explicó este martes que ya ha comenzado la campaña de sensibilización entre «productores singulares», es decir, cafeterías, restaurantes, panaderías, fruterías, supermercados y otros establecimientos comerciales, situados en la ruta. Las primeras visitas de los técnicos que van difundiendo la implantación del programa fueron «moi positivas»: 23 de los 27 establecimientos visitados el lunes firmaron la adhesión al plan.

La idea del Concello es que en las próximas dos semanas se realicen hasta 600 visitas personalizadas a otros tantos establecimientos comerciales y de hostelería situados en la ruta que incluye el plan Composta. A continuación se podrá en marcha la campaña dirigida a los particulares, que llegará a unos 3.500 hogares.