Cara y cruz de la economía tras el covid-19

Miles de negocios languidecen, pero algunos encuentran un pequeño resquicio en la crisis


pontevedra / la voz

El confinamiento está dejando un panorama dramático en la economía de cientos de familias de Pontevedra. Y lo que está por llegar será un camino de dificultades y sacrificios. 1.619 comercios y 463 locales de hostelería contienen las respiración y hacen números después de 41 días confinados, con una actividad económica estancada, pero con las facturas acumulándose en el buzón. Cerca de 2.250 negocios esperan abrir sus puertas, entre ellos 143 peluquerías, además de 26 hoteles, pensiones o albergues, como recordaba La Voz en su edición de Pontevedra de ayer.

A ellos se suman decenas de autónomos con pequeños negocios que en ocasiones no cuentan con más que el único empleado que lo sustenta. Agencias de viajes, proveedores de servicios para hostelería, la industria cultural, el transporte de viajeros, gimnasios o todo ese mundo económico que pivota en torno al Camino de Santiago son otros de los sectores más castigados en Pontevedra y su comarca.

Todo ello conforma la cruz de la moneda a nivel local en esta partida que se juega a nivel mundial contra el coronavirus. Pero también hay algún sitio para algunas historias de esperanza, como la de algunos emprendedores que no se han arredrado en plena tormenta y han puesto en marcha sus negocios.

El confinamiento pasará, y mientras, todo este tejido productivo pontevedrés reclama un plan articulado de las Administraciones para que el bache sanitario no se convierta en un profundo socavón económico cuando la alerta pase.

Vive Camino

Toda la información sobre el Camino de Santiago en Vive Camino

Votación
0 votos
Comentarios

Cara y cruz de la economía tras el covid-19