«Aquí no puede entrar nadie, y los que venimos, solo a lo imprescindible»

Personal y directiva de Os Palleiros extreman las precauciones en el refugio de perros de Pontevedra


pontevedra / la voz

El estado de alarma por el coronavirus alteró rutinas tanto domésticas como laborales. El refugio municipal de perros de Pontevedra, que gestiona la Asociación de Acollida e Adopción de Cans Os Palleiros, no es ajeno a la situación de emergencia sanitaria. Los 140 canes que están en las instalaciones de Campañó necesitan su comida, cuidados veterinarios y también afectos y paseos. ¿Cómo es el día en tiempos de confinamiento?

Gloria Cubas, presidenta de Os Palleiros, cuenta que desde que está en vigor el estado de alarma solo pueden acudir a la protectora los miembros de la junta directiva y los trabajadores de plantilla. «Y para cosas imprescindibles y con todas las medidas de seguridad y protección», aclara. Desde mediados de marzo se han tenido que suspender varias actividades y servicios. Entre ellos las adopciones. En la asociación explican que las entrevistas con las familias se hacían en persona y en un despacho pequeño. «En esas condiciones no se puede mantener la distancia mínima de seguridad. En todo caso, aquí siempre miramos con lupa las adopciones y ahora, de ser posibles, habría que hacerlo todavía más para evitar que se adopte solo con la excusa de tener un perro que pasear», remacha Gloria Cubas.

También están suspendidos los paseos de perros que se hacían martes, jueves y fines de semana porque se podían juntar entre 40 y 50 personas. Ahora solo pueden hacerlo la directiva y los trabajadores y no en grupo. Además de los 140 animales del refugio hay otros 25 en casas de acogida permanentes. Desde que entró en vigor el estado de alarma y hasta el viernes Os Palleiros recogió cuatro canes. Tres que eran de un cazador que se murió de un infarto y un cuarto que apareció atado en la autopista.

De la comida, el mantenimiento y la desinfección de las instalaciones se encargan los trabajadores. Son dos en el turno de mañana y dos en el de tarde, además de una veterinaria y su ayudante.

Ana Cadavid, la veterinaria de Os Palleiros, acude todos los días de lunes a jueves. Su trabajo no es muy diferente. «Yo tengo que ir igual para dar alguna medicación, ver algún perro que nos llega... pero son cosas urgentes». Relata que los trabajadores están más separados y llevan mascarilla y guantes. «Está prohibido que vengan personas ajenas y los que venimos solo a lo imprescindible». Esta profesional apunta que los animales notan la situación: «Son muchos días sin salir y sin recibir visitas».

El estado de alarma se mantendrá hasta el 26 de abril y no se descarta que se pueda ampliar. Por este motivo en Os Palleiros se están planteando poder retomar las adopciones recurriendo a Skype para hacer las entrevistas a las familias. «El problema de esperar es que los cachorros se hacen grandes y después es más difícil la adopción. Habría que ver cómo se haría después la entrega del perro», señala.

De momento y gracias a las donaciones de un centro comercial, un laboratorio y un equipo de fútbol tienen garantizado el pienso y también mascarillas, guantes, gel desinfectante y alcohol. «El material no sobra, pero a día de hoy estamos cubiertos. Si esto se alarga mucho más ya no sé lo que va a pasar y de dónde lo vamos a sacar», comenta la presidenta de Os Palleiros.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
1 votos
Comentarios

«Aquí no puede entrar nadie, y los que venimos, solo a lo imprescindible»