Celia Cerviño: «Toco la raqueta todos los días»

Con 22 años es una de las grandes joyas del tenis gallego, número uno en el ránking autonómico


pontevedra / la voz

A sus 22 años, la tenista pontevedresa Celia Cerviño, es una de las joyas del tenis gallego. La número uno del ránking autonómico y elegida como mejor tenista de Galicia del año 2019, se estaba batiendo el cobre por los diferentes torneos internacionales este año, avanzando rondas y escalando cada vez más en el ránking internacional. La suspensión de la competición le cogió jugando en Cancún y ahora, ya en casa desde hace días, se prepara como puede para el incierto regreso a las pistas. La ATP y WTA han suspendido todas las competiciones hasta el 7 de junio.

­¿Cómo es la vida de una tenista en confinamiento?

Dura, como para todos. Estoy acostumbrada a estar la mayor parte del día en la cancha de tenis y siempre fuera, haciendo deporte y moviéndome. Ahora que tengo que estar en casa, hay que buscar otras maneras de mejorar. Hay otros aspectos del juego que normalmente no tengo mucho tiempo para trabajar y ahora en casa estoy intentando mejorarlos. Después, en lo que sería ejercicio de pista, hago los movimientos en el espacio que tengo. Mucho movimiento de pies o velocidad en poco espacio.

¿Ve mucho tenis en estos días? ¿Cómo es su trabajo ahora con respecto al de antes?

No he visto mucho tenis, la verdad. Sí que he visto vídeos, porque me gusta, pero no me he parado a ver ningún partido. Antes, entre pista y físico, hacía entre 4 y 6 horas al día de entrenamiento dependiendo de la época de la temporada en la que estuviese. Ahora que solamente puedo explotar el trabajo físico, mi cuerpo necesita recuperar y las sesiones tienen que estar más separadas. Estoy haciendo tres horas, cuatro máximo, de ejercicio entre la mañana y la tarde.

¿Cuánto tiempo llevas sin tocar una raqueta?

Toco la raqueta todos los días, es solo por el mero hecho de tenerla en mano y también realizar algunos golpes de sombra. Así, cuando llegue el momento de volver a pista, no sufriré de tener callos. También me pongo con frecuencia el calzado de jugar al tenis para entrenar y así el pie no se olvida de lo que es llevar un calzado que es un poco más rígido.

Estaba siendo un buen año para usted. Le llegó esta parada quizás en el peor momento de su carrera.

Tampoco es que llegase en el peor momento posible. Llegó cuando llegó y nos ha afectado a todos por igual. Hoy en día está parado hasta Rafa Nadal, y él tiene muchísimos puntos que defender. Como es algo que no está en nuestras manos, no me puedo poner a llorar y a darle más importancia de la que tiene. Hay que adaptarse y punto.

¿Cómo le afecta esta parada en el ranking ATP?

Al ser la primera vez que compito a este nivel y en estas épocas del año, yo no tenía que defender puntos, por eso a mí esto no me afecta para nada. De todas formas, la ITF ha decidido congelar los ránkings hasta que se reanude el circuito, por lo que la gente que tenía que defender puntos en esta época del año no se va a ver perjudicada en términos de ránking.

Estaba disputando un torneo en Cancún cuando avisaron de la suspensión de la temporada. En México todavía son poco beligerantes con el asunto del Coronavirus. ¿Qué vio allí?

Nosotros estábamos en un mundo aparte, porque estábamos en una academia de tenis. Las decisiones se rigen a nivel internacional y las decisiones son globales, no sería justo que se pudiese jugar en unos sitios sí y en otros no. Es cierto que a mí me fastidió mucho cuando se paró la competición porque cuando estaba allí me estaba encontrando bien y me apetecía jugar. Fue un shock para todos cuando lo cancelaron, ninguno lo esperábamos. Por suerte tampoco tuve problemas después con los vuelos para volver a casa.

¿Tampoco en su torneo anterior, en Sunderland, apreció nada?

En Sunderland tampoco había muchos problemas, pero sí es verdad que se tenía en cuenta un poquito más la prevención. Había gel desinfectante por todos lados y la gente estaba un poco más consciente. Se hablaba más del Coronavirus en comparación a lo que vi después en México.

La ATP marca la primera semana de junio para el regreso a la competición. ¿Hace planes para el futuro?

La verdad es que estamos en una situación de incertidumbre. Es cierto que nos han dado una fecha para volver en junio, pero esa fecha no es cierta. La cuarentena se sigue alargando y la situación parece que va para largo. Yo y mi equipo estamos a la espera de algo más seguro para poder planificar el calendario ya hasta diciembre. Lo que sí tengo decidido es que, tras el parón, voy a competir seguido hasta final de año y no haré las paradas que tenía programadas. A nivel de calendario, esperaré a tener un poco más de seguridad para elegir fechas y torneos. Todos los días estoy mirando torneos junto a mi entrenador para, cuando llegue el momento de volver a competir, tener claro qué podemos hacer.

El tenis profesional es una vorágine de viajes, hoteles y mucho tiempo lejos de casa.

Quizás no de esta manera, estando sin poder hacer nada, pero ¿echaba de menos estar con los suyos en el tiempo de competición?

Sí, pero tampoco siento que esté recuperando el tiempo. Estoy ahora con mi padre porque tenemos que estar en casa, pero hay mucha gente a la que me gustaría ver y no puedo.

Ahora que está en casa ¿qué es lo que nunca le falta y que echa de menos cuando está fuera?

La libertad de poder decidir lo que hacer y estar un poco más relajada. Cuando estoy en competición estoy siempre en tensión. Cuando gano un partido al día siguiente ya tengo otro. Siempre está esa tensión y nerviosismo en el cuerpo de estar todo el rato compitiendo y de querer hacerlo bien. Ahora en casa sigo teniendo mis rutinas de entreno, pero no estoy tan tensa.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

Celia Cerviño: «Toco la raqueta todos los días»