pontevedra / la voz

No hay balcón ni ventana en Pontevedra del que no salgan acordes de vez en cuando, pero hay dos zonas donde la música es la que marca la hora bruja del confinamiento. En la zona de Arzobispo Malvar y en la calle Estrada las melodías las ponen los vecinos y las impulsan Petete y Rafa Córdoba, respectivamente, tan animadores como buenos vecinos. En la primera de ellas, bien llamada desde hace días como la calle de la Alegría, hay luces de colores y peticiones para todos las edades. Es una discoteca con entrada virtual a través del grupo de wasap hecho para la ocasión «24,26,28 y 47, Rúa de Petete». Lleva este nombre por Ramón Pedras, Petete, que junto a su hijo Caco, de 13 años, organiza cada día las sesiones más variadas. Están a la altura de Rafa Córdoba, en la calle Estrada. Su megáfono se hace oír en toda la calle, como lo hace cada domingo en Pasarón, y además de la sesión vermú del día de San José, es fiel a su cita de las ocho de la tarde. La música es bajo petición vecinal y amenizada por el siempre dispuesto Rafa.

Pero, ¿qué cabe en estas «play list» pontevedresa? Como dice Rafa Córdoba de primer plato se sirve la Barbacoa, con la salsa de la Mayonesa y para ver la luz al final del túnel del confinamiento Un rayo de sol. Los clásicos bailables entran de cabeza entre las más escuchadas. Alaska y Bailando es una de las más habituales, pero si hay una que se lleva la palma es Resistiré. La canción del Dúo Dinámico se ha convertido en un himno para la esperanza después de sonar en cientos de hospitales en todo el país, uno de ellos fue Montecelo, donde la policía se la puso al personal sanitario de urgencias. Y a ella se une Bella Ciao. «Con ella queremos hacer un homenaje a los italianos», explica Rafa Córdoba.

Un poco más allá, en Arzobispo Malvar, o la calle de la Alegría, como la llaman muchos, pinchan diez canciones en la quedada matutina y otras 15, en la vespertina. Coincide en la misma filosofía que sus vecinos pontevedreses. Ritmo y clásicos para hacer digerible el estado de alarma. Como en esta zona también hay gente mayor cuidan que el repertorio diario atienda todas las necesidades. Na beira do mar y La ventanita del amor, se unen a los clásicos cañís como Qué viva España, pero también el himno gallego y el del Pontevedra. El fútbol es casi una religión en alguna de estas ventanas a la libertad, en las que incluso les gusta recordar el gol de Iniesta.

Pero está «play list» del confinamiento también lleva locutor incorporado. «Nosotros empezamos a las ocho y somos la Radio Gominola, la emisora que más mola. La emisora pirata, que al coronavirus mata», bromea Rafa Córdoba, que incluye en la lista de las más escuchadas las canciones infantiles. Y ahí sí que no hay duda, la banda sonora de Frozen, con Suéltalo, y el más que repetido Baby Shark son triunfo seguro. Otra que estos días se cuela en el top cinco de las más escuchadas es el Cumpleaños feliz, al ser la única celebración posible hasta el próximo 11 de abril.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

Música bailable en la«play list» de los balcones de Pontevedra