Las asesorías de empresa de Pontevedra, colapsadas por la tramitación masiva de ERTES

ana barcala PONTEVEDRA / LA VOZ

PONTEVEDRA CIUDAD

Cientos de empresas buscan alternativas para no soportar los costes laborales durante la crisis

21 mar 2020 . Actualizado a las 18:28 h.

Las asesorías de empresa de Pontevedra están colapsadas. Sus plantillas están trabajando a pleno rendimiento e incrementando su jornada laboral para dar respuesta a la demanda de sus clientes.

La tramitación de expedientes temporales de regulación de empleo les desbordan. Cuentan por cientos las empresas que a lo largo del fin de semana han demandado sus servicios para acogerse a algún tipo de medida que les evite tener que abonar nóminas a un personal que no estará trabajando.

Nadie se atreve a precisar la cantidad de personas que perderán su empleo en la comarca esta misma semana, pero desde las asesorías de empresa coinciden en afirmar que se contarán por miles.

Ayer eran las empresas de este ramo las que colapsaban. Astem Pontevedra era una de ellas. Pero auguran que los sistemas autonómico lo harán también en los próximos días. «La presentación de estos expedientes se hace on line pero es la Xunta quien tiene que revisar cada uno y autorizarlo. Nos tememos que habrá demoras en las aprobaciones, a no ser que refuercen ese servicio con más personal», explica Andrés Serantes, miembro del equipo laboral de Astem.

Auguran tensiones en el sistema de la Seguridad Social que en los próximos días registrará un incremento exponencial en el número de usuarios con derecho a prestación.

Los expedientes se están tramitando para un plazo provisional de 15 días, pero desde las asesorías pontevedresas estiman que la situación se prolongará al menos un mes.

«No pueden pedirle a un empresario, a un autónomo, que cese su actividad y que mantenga sin ingresos a su plantilla. Esto derivará en una crisis económica 20 veces mayor que la de 2008», insiste Andrés Serantes.

Si la tramitación administrativa dispara estos días el volumen de trabajo de los asesores empresariales, las consultas telefónicas tampoco les dejan un respiro.